R.P. Guido Jonquieres SJ: El mensaje de la Iglesia debe llegar por las bases

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 3 marzo, 2016

A fines de febrero, el clero de Concepción, acompañado de monseñor Fernando Chomali, participó en un retiro espiritual, en la Diócesis de Los Ángeles. En esta oportunidad, se contó con la presencia del R.P. Guido Jonquieres SJ, 83 años, quien es recordado en la Arquidiócesis como un gran colaborador.

El Pbro. Manuel Zúñiga, coordinador del Área de Comunicaciones, entrevistó al padre Guido, quien estuvo en Concepción entre los años 1978 y 1985, como profesor y padre espiritual en el Seminario, tiempo, además, en que puso en marcha  las Comunidades de Vida Cristiana (CVX) de jóvenes ignacianos.

¿Cómo ha sido su reencuentro con el clero de la iglesia de Concepción donde usted sirvió ya hace algunas décadas?

Al volver, ahora, encuentro muy cambiado el Clero, porque muchos de los antiguos hoy no están y algunos que fueron mis alumnos no han podido venir. A  mis 83 años no pensaba que me pidieran este retiro. Ha sido un gran gusto reencontrarme con el clero de Concepción y contento de poder prestar mis servicios, porque a mi edad pudiera estar perfectamente arrinconado.

¿Cuál es su visión de la Iglesia hoy?

He oído decir a algunas personas que la Iglesia chilena se está farreando el tiempo, bueno del papa Francisco. Yo no sé si esto es un poco caricaturesco, pero hay algo de esto. Por desgracia tenemos una Iglesia que es bastante inerte, que no toma muchas iniciativas, que no es capaz, que ha tenido ciertos problemas; que es atacada por un sector de la prensa, algunas con razón y otras injustas. A nivel mundial, pareciera que la Iglesia ha vivido una cierta revigorización, pero no son testigo directo de esto. Lo que en Chile anhelo es una revitalización del ambiente eclesial que está dañado. Ahora, la fe no se va a apagar, porque Cristo no lo va a permitir. Pero como ha habido crisis en la historia de la Iglesia, podemos estar viviendo una crisis bastante profunda.

¿Vivimos una crisis de fe?

Es difícil interpretar esto de manera tan radical, pero creo que sí, que hay una crisis de fe; primero, por la influencia grande de lo que llamamos la secularización. Cuando se abrió el país del punto de vista económico y también del punto de vista cultural, recibió mucha influencia externa; entonces, por ese lado, hay una pérdida de la fe; por otro lado, los escándalos que se han conocidos y de lo que se imaginan, provocan efectivamente también un desmedro en la fe en gente no de los más creyentes, porque siguen siendo miembros relativos de la iglesia, pero sí de los marginales, que se han ido alejando.

¿Qué diría a los laicos que viven su fe con alegría y esperanza en nuestras comunidades eclesiales?

Ustedes que son activos en la Iglesia, manténganse activos, pero no sólo a título individual, sino trabajen como equipos, como hermanos; consoliden el tejido eclesial, en la medida  que lo puedan, que sea en trabajo social, en catequesis, liturgia, en lo que sea, donde ustedes son capaces, que cada aporte su carisma, que pongan en común, porque es fácil pasar peleando. Mantengan viva la Iglesia, porque la quieren, que es su Iglesia y su Madre.

¿Somos una "iglesia en salida"?

Como dice el papa, la misión de la Iglesia es salir, salir y no replegarnos, no sentirse calentitos, en nuestras comunidades, sino conquistar a otros, mostrar a los que se despistan, mostrar a los que se han desanimado, porque Cristo no los ha abandonado, el Espíritu Santo no ha dejado la Iglesia.

¿Cómo pasar de los slogans a la realidad? Cómo pasar del slogan de “Iglesia en salida” a una “Iglesia en salida auténtica”

Que cada uno simplemente observe dónde está, a quién podría contestar, para ayudarle a ver las cosas tan distintas, porque está tan pesimista, tan desanimado o porque es agresivo; o bien, que cada uno vea si su ambiente laboral o profesional, no pueda tener una influencia, en una palabra evangélica, y hay gente que lo hace y hay otros católicos, por desgracia, se chupan completamente del punto de vista de la fe y no quieren, para nada, aparecer como cristianos. Esto es deplorable. Si el mensaje de la iglesia debe llegar por las bases como la sangre llega a nuestros miembros desde las vasos sanguíneos pequeños. 

Más Iglesia Arquidiocesana