Realizan jornada para fortalecer red de comunicadores parroquiales

Más Noticias

Publicado el: 14 mayo, 2017

En el contexto de fortalecimiento de la Pastoral de Comunicaciones de la Iglesia de Concepción, se realizó la primera jornada diocesana de comunicadores parroquiales, en la casa Betania, venidos desde de los distintos decanatos.
El coordinador del Área de Comunicaciones, padre Manuel Zúñiga, destacó la importancia de las comunicaciones para la evangelización y recordó que la Iglesia local ha ido reforzando este ámbito, fundamentalmente en el aspecto tecnológico, contándose, a la fecha, con varios medios de comunicación masiva. “El objetivo de nuestra acción es hacer cada vez más visible la labor de la Iglesia, lo que Dios hace en medio de nosotros”.

En esta oportunidad, se contó con la presencia de monseñor Fernando Chomali, arzobispo de Concepción y presidente de la Comisión de Comunicaciones de la Conferencia Episcopal de Chile (CECH) y del padre Héctor Aranda, de la diócesis de Chillán, con estudios en el extranjero, en el ámbito de las comunicaciones de Iglesia.

En su intervención, Monseñor Chomali abordó cuatro aspectos: audiencias, las guías pastorales de la CECH y, Juan Pablo II quien abordó de la nueva evangelización desde la perspectiva de un nuevo ardor, nuevos métodos y nuevas expresiones, y también citó al Papa Francisco, quien ha relevado extraordinariamente el tema de las comunicaciones para la Iglesia.

Respecto a las audiencias, Monseñor Chomali indicó que había que diferenciar el objetivo de las audiencias de las empresas, que buscan masificar al máximo sus mensajes para llegar cada vez a más consumidores y en la Iglesia, en tanto, los medios de comunicación tienen otro fin como es la de entregar mensajes muy positivos. “Hoy, las personas tienen muchos medios a su alcance – cámara fotográfica, celular –, que son medios que tenemos que aprovechar muy bien. Hoy, con estos medios podemos llegar a un gran público. Tenemos un gran red a nuestro alcance y esto hay que verlo que es una oportunidad. Lo que es muy relevante para la tarea evangelizadora”, afirmó.

Respecto a las guías pastorales que impulsa la CECH, se refirió a la importancia de anunciar. “Hoy tenemos una posibilidad de anunciar como nunca antes. Podemos decir que hay miles de predicadores; cada uno de nosotros es un predicador. La palabra de Dios nos dice que debemos anunciar. No tendríamos prácticamente tiempo para anunciar todo lo que realiza la Iglesia Católica. Nos queda un camino muy grande de anunciar lo que está”.

Citó a san Juan Pablo II, quien durante su pontificado puso énfasis en la Nueva Evangelización. “Él usó una frase formidable: tenemos que evangelizar con nuevo ardor, nuevos métodos y nuevas expresiones. Usar los medios, los instrumentos con ardor evangelizador y misionero, lo que es que impensable si no va acompañados de la oración (quien no reza no tiene nada que ofrecer al mundo), conocimiento (nos obliga a una mejor formación teológica y mejorar la formación para anunciar)a) Ese ardor es fundamental. Si no damos testimonio cristiano, vida de oración y conocimiento será sin eco en las personas. Hay que preocuparse de los medios, pero sin un buen contenido, no sirven”.

Puso de relieve la acción del Francisco. Dijo que es un ejemplo, porque le ha dedicado mucha importancia a las nuevas tecnologías en las comunicaciones. “Él es profeta difusor de buenas noticias. A Francisco lo sigue mucha gente y tiene una gran audiencia por su testimonio cristiano”.

Monseñor llamó a los comunicadores parroquiales a no tener miedo. “Ustedes, que han venido desde las parroquias, promuevan y fortalezcan una gran red. Tenemos una gran posibilidad y es, por cierto, una de nuestras tareas establecidas en el sínodo de nuestra Iglesia”, concluyó.

La jornada contó especialmente con la presencia del padre Héctor Aranda, experto en comunicaciones de la diócesis de Chillán, quien en su presentación hizo notar que así como hoy se habla de la globalización en lo económico y en lo político, también hay que reconocer que la comunicación esta globalizada. “Lo que podamos hacer aquí, rápidamente se conoce en todo el mundo. Y es para la Iglesia un gran desafío y es como si quisiéramos navegar en un gran río; somos partes de ese río. El desafío es cómo nos insertamos; de qué manera nos posicionamos en esta aldea global”, precisó.

En lo fundamental, la tarea debe apuntar a comunicar buenas noticias; mostrar lo que la Iglesia realiza, porque hay muchas buenas noticias. Para ello, habló del concepto actual de la comunicación y dio algunos tips y desafíos. “Primero tenemos que aprender a comunicar bien, organizar la comunicación, lo que significa ponerse a pensar qué se va a comunicar, hacer un plan, sin perder el horizonte que es evangelizar, que es anunciar el evangelio; tener claro el camino y el camino es Jesús y debemos dar testimonio de Él. Nuestra identidad es Cristo”.

Expresó que es muy importante saber usar bien los medios que la Iglesia tiene, pero previamente saber qué y cómo comunicar; es necesario conocer el público y el entorno al que se dirigirá la información. Planteó el buen uso de los medios, con sentido ético, para comunicar la verdad, ser transparente y hacerlo con alegría de ser católico. Asimismo, frente a las críticas, que generalmente pudieran registrarse en algunas redes sociales, se debe responder con caridad y amor.

Enfatizó respecto a que el católico está invitado a catequizar, por lo que no hay que perder la dimensión catequética de la comunicación en la Iglesia. Llamó a preocuparse de la audiencia y usar un lenguaje creativo, de manera atractiva y que se entienda; hacerlo con la empatía, poniéndose en el lugar del otro; motivar y entusiasmar.

Más Noticias