Reforma del proceso de nulidad matrimonial ya se lleva a cabo en nuestra Arquidiócesis

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 10 diciembre, 2015

A partir del 8 de diciembre comenzó a llevarse a cabo en nuestra Arquidiócesis la reforma del proceso de nulidad matrimonial hecha por el papa Francisco, la que tiene como objetivo lograr un trámite más simple, rápido y gratuito.

El pontífice argentino ha aclarado que esto no modifica los motivos que justifican las anulaciones, un tema que el sínodo de los obispos de octubre abordó y reafirmó el principio de indisolubilidad del matrimonio.

El padre Claudio Soto, Vicario Judicial de nuestra Arquidiócesis nos ayuda a aclarar algunas inquietudes ante este tema:

¿Qué es la Nulidad Matrimonial?

El proceso de nulidad matrimonial consiste en determinar si un matrimonio celebrado por la Iglesia fue verdadero matrimonio o no. Se presume la validez de un matrimonio celebrado de acuerdo a la forma canónica. Pero para la validez del matrimonio no es suficiente el consentimiento. Hay otros requisitos cuya ausencia podría impedir el nacimiento del vínculo conyugal. Cuando los Tribunales Eclesiásticos llegan a la certeza moral de que el vínculo nunca nació lo que hace es “declarar” que ese matrimonio nunca lo fue.

¿Cuáles son las causas de nulidad?

En general se pueden agrupar en vicios del consentimiento (incapacidades, ignorancia, error, dolo, entre otras), impedimentos (impedimento de edad, de impotencia antecedente y perpetua, impedimento de vínculo o ligamen, de disparidad de culto, de orden sagrado, por nombrar solo algunos) y defecto de la forma canónica.

¿Por qué el Papa ha hecho esta reforma?

Principalmente para dar celeridad a los procesos. Es una reforma procesal. Una justicia que tarda mucho no es justicia. La reforma apunta a agilizar los procesos.

¿Cuáles son los cambios que más se destacan?

Lo más relevante es la eliminación de una segunda instancia automática. Ahora podrá haber una segunda instancia si hay apelación. Lo otro es la intervención del Obispo para los casos más evidentes y graves.

¿Cuáles son los motivos de nulidad matrimonial más incuestionables?

Más que motivos de nulidad más incuestionables habría que decir “circunstancias” en donde se dan tantas cosas fuera de lo común, tantas irregularidades, que, independiente de la causal, al examinar los hechos y probarlos, resulta evidente que ese matrimonio nunca existió.

¿Tienen algún costo este proceso?

El proceso tiene un costo, se deben pagar sueldos, materiales, etc. Pero quisiera señalar que el acceso a los Tribunales de la Iglesia no es para ricos. Nunca se ha dejado de atender a una persona por no contar con los recursos necesarios. El Papa recuerda e insiste en este punto por eso se señala que, sinperjuicio de la justa y digna remuneraciónde los operadores de los tribunales, que quede asegurada la gratuidad de losprocedimientos.

¿En qué casos los Obispos pueden decidir individualmente?

En la Iglesia corresponde al Obispo diocesano gobernar en su diócesis encomendada y reúne en sí la potestad legislativa, ejecutiva y judicial. La judicial la puede ejercer personalmente como por medio del Vicario Judicial y de los jueces.

El Papa ha querido hacer patente que el propio Obispo, en su Iglesia —de la que está constituido  pastor y cabeza—, es, por eso mismo, juez entre los fieles quele han sido encomendados. Un signo de la conversión de las estructuras eclesiásticas es que no delegue totalmente en las oficinas de la Curia su función judicial en materia matrimonial. Ello se aplicará especialmente al proceso abreviado, que se establece para resolver los casos de nulidad más evidente.

¿Ahora no es necesario recurrir a Roma para obtener la nulidad?

No es necesario pero es posible. De acuerdo a la reforma lo normal será iniciar la tramitación en el propio tribunal. Con una sentencia afirmativa en primera instancia que no se apela quedaría concluido el proceso. Si se apela pasa a segunda instancia, que será el tribunal de apelación. Eventualmente una tercera instancia podría llegar a Roma. También existe la posibilidad de que el fiel acuda directamente a Roma

¿Nulidad es igual a divorcio?

Es muy importante dejar en claro que son cosas distintas. La nulidad eclesiástica examina si el matrimonio fue verdadero matrimonio o no lo fue, si ese acto nació a la vida del derecho o no. Si se prueba que no nació a la vida jurídica (por ejemplo por un vicio del consentimiento), los tribunales pueden declarar que nunca fue matrimonio.

En el divorcio no es relevante esto. Si hubo vínculo el divorcio disuelve ese vínculo. La nulidad eclesiástica no disuelve nada.

¿Cuánto dura este proceso?

Es difícil dar plazos, hay muchos factores que inciden en los tiempos y en muchos casos son ajenos al propio tribunal. Sin embargo me atrevería a señalar que en condiciones normales podrían durar alrededor de un año.

¿A dónde acudir cuando se quiere solicitar una nulidad matrimonial?

Lo mejor es acudir directamente al Tribunal Eclesiástico  que funciona en las dependencias del arzobispado.

¿Desde cuándo aplicarán estos cambios?

A partir del 8 de diciembre entra en vigor esta reforma.

¿Cuántas causas se llevan a cabo en un año en nuestra Arquidiócesis?

El año 2014 se sentenciaron 38 causas. Cada año varía pero esa cifra es un buen indicador. Esperamos que con esta reforma podamos avanzar más rápido y que más  gente acuda a nuestro Tribunal para ver si se puede hacer algo respecto a su situación

Más Iglesia Arquidiocesana