Religiosas y Religiosos se reunieron en el Carmelo para celebrar la Asunción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 17 agosto, 2015

Hoy la Iglesia celebra la Asunción de la Virgen María. El dogma de la Asunción se refiere a la partida de María y a la asunción de su cuerpo al cielo.

Este sábado a las 10:30 de la mañana comenzó la Eucaristía presidida por Monseñor Fernanda Chomali para celebrar la Asunción de la Virgen. Recordemos que el año pasado la fiesta se llevó a cabo en el Monasterio de las Trinitarias en Penco, y este año los religiosos y las religiosas de la Arquidiócesis se reunieron en el Monasterio de las Carmelitas Descalzas, en el km 6 camino a Santa Juana.

Como las monjas de claustro no pueden salir del monasterio, es tradición que la Eucaristía se haga en alguno de sus monasterios, para que las religiosas puedan celebrar junto a la comunidad este importante día. 

Durante la homilía Monseñor dijo a las hermanas, religiosos y feligreses presentes que la buena noticia comienza con el testimonio de ser religiosa, sacerdote, consagrada o católico. “Hay que agradecer y hablar de todas las buenas obras que ustedes realizan, pero este es el momento de hablar de María, porque vamos a comprender con mayor profundidad nuestro seguimiento a Jesucristo, nuestro salvador, redentor, el que nos levanta, el que nos salva, si miramos con atención a María”, comentó.

“María fue una mujer tremendamente humilde, y fue tocada por Dios para algo que ella no comprendía”, Monseñor agregó que “siempre va a haber un misterio en este llamado, y si alguno cree que tiene todo claro, no ha entrado todavía en el misterio de Dios”.  “María no entendió, pero tuvo fe y dijo “he aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra”, y eso la hizo tremendamente feliz”.

“El Evangelii Gaudium nos invita a descentrarnos, a salir de nuestro propio centro para dejar que los demás nos interpelen. María sale de sí misma y se convierte en cierva del Señor para que se haga su voluntad”. Monseñor insistió en el llamado a salir de uno mismo para que entre Dios , y también dijo que “un cristiano que no suscita alegría no está lleno de Dios”.

Una de las asistentes a la Misa, la hermana Yerka Ivulik dijo que para ellas el 15 de agosto es muy importante “porque sabemos que todas estamos celebrando, a pesar de que estamos en lugares y comunidades distintas,  estamos unidas, es como una comunión interna con cada una de mis hermanas y otras congregaciones que siempre dedicamos este día como a celebrar la vocación regalada, que el Señor nos ha llamado y a ha entregarla nuevamente y que sea lo que él nos vaya indicando en el camino”.

La hermana María Gladys, religiosa del Buen Pastor, se mostró feliz por celebrar un año más y poder reunirse después de la misión. Contenta por el servicio que presta a la Iglesia, pidió a los jóvenes que las ayuden “que vengan a reemplazarnos porque nosotras ya estamos viejas”, y se rió.

A las 17:00 de la tarde, feligreses y relogiosas volvieron a congregarse en el Carmelo para presenciar la cantata a Santa Teresa, en la que se generó un sublime ambiente. Durante la presentación del coro de la Universidad Alberto Hurtado, un relator narró la historia de Santa Teresa y también compartió algunos de sus escritos, que mezclado con las hermosas voces de los cantantes, emocionó al público.

En el marco de las celebraciones de este 15 de agosto, en Casa Betania se realizó el Conversatorio en torno a la Vida Religiosa, en el que se habló de temas como la obediencia, la castidad y la pobreza en la vida religiosa. 

Más Iglesia Arquidiocesana