Se realizó tercer encuentro fraterno con consejos pastorales

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 17 junio, 2018

En un clima de gran farternidad, se desarrolló el tercer encuentro de miembros de los consejos pastorales y económicos de las parroquias, que en esta oportunidad correspondió al Decanato Talcahuano, en dependencias de la parroquia La Asunción. Como en los dos anteriores  – Decanatos El Carbón y Arauco – participó monseñor Fernando Chomali acompañado del vicario de Pastoral, padre Mauricio Aguayo.

Los próximo encuentros serán el 11 de agosto, con el Decanato Rural, en casa Betania; el 25 de agosto, con Decanato Bío Bío, en la parroquia San Pablo de Chiguayante; el 1 de septiembre será en Lirquén, con el Decanato Costa Norte, para concluir el 8 de septiembre con el Decanato Concepción, en un lugar no definido aún.

En Talcahuano, Monseñor Chomali recordó que el objetivo de reunirse con los consejos Pastorales y Económicos de las parroquias, surgió tras el Sínodo Diocesano. “El sínodo ha sido una de las cosas más hermosas que hemos hecho, en estos siete años que llevo como arzobispo. Ha sido una reflexión profunda, larga y con sentido eclesial. Nos hemos dado cuenta que tenemos que cambiar varias cosas. Lo primero que tenemos que cambiar es comprender a la comunidad como un lugar de encuentro con el Señor. Cada uno está llamado a profundizar el encuentro con el Señor y eso se hacía de manera comunitaria. Estamos llamados a comprender nuestras responsabilidades y nuestra autoridad como un servicio y eso, vivirlo de manera muy concreta;  se vive acogiendo”.

Explicó que con el Sínodo “nos dimos cuenta que somos portadores de buenas noticias y teníamos que comunicar y, por eso, que es bastante importante el esfuerzo que estamos haciendo en el ámbito de las comunicaciones. Además, comprender también que el amor a Dios y al prójimo van de la mano  y tener un decidido sentido de colaboración y trabajo hacia las personas que más lo necesitan; que se nos note que el amor a Dios lo manifestamos en el amor al prójimo”.

Dijo que los encuentros han sido instancias muy gratas, tanto en Lagunillas como en Los Álamos, “que han sido encuentros muy fraternos. Las dos reuniones que hemos tenido han sido hermosas y pienso que el grupo más duro es que están en las buenas y en las malas, por así decirlo, y  pienso que tienen mucho que decirnos, especialmente a mí que estoy absolutamente abierto de qué manera podemos seguir en este espíritu a que nos ha invitado el Papa, que está claro en Evangelium Gaudium, claro en Laudato ´si y claro en Amoris Laetitia, el camino que tenemos que hacer, si lo hacemos juntos con  simpatía mutua y podemos llegar muy lejos”.

Agregó que “quisiera decirles que estoy particularmente contento porque uno cree que el mundo y la Iglesia se están cayendo a pedazos y la verdad es que no. Por ejemplo, en este momento se está haciendo un Manual de Pastoral de Niños; hay muchos jóvenes que están removiendo la tierra para hacer un invernadero para que trabajen jóvenes con síndrome de Down; hay mucho movimiento, los diáconos se reúnen los sábados y estamos reunidos, aquí, en un espíritu tan fraterno que a mí me da mucha esperanza que podamos conversar por nuestra querida Iglesia”.

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana