Trabajo comunitario marca la segunda jornada de trabajo de la II Asamblea Eclesial Nacional

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 14 junio, 2013

El objetivo de este día fue la identificación de los principios inspiradores basados en los seis signos de los tiempos descifrados en el primer día. Con ello se espera obtener los desafíos pastorales que guiarán la evangelización de nuestra Iglesia los próximos años.

La segunda jornada se abrió con la oración de las Laudes presidida por Monseñor Alejandro Goic, quien destacó los signos de los tiempos identificados durante el primer día. Estos fueron clamor por justicia y equidad, necesidad de renovación de la Iglesia, crisis de la fe, anhelo de familia y cambio cultural producto de las nuevas formas de comunicación.

El día estuvo marcado por el trabajo comunitario con el fin de descifrar qué principios inspiran el nacimiento de estos signos, lo cual trajo entusiasmo entre los participantes. “Es una inmensa alegría estar sentado al lado de un catequista o una religiosa que vienen de distintas regiones del país y que plantean ideas vitales para la Iglesia. Se espera un trabajo no fácil, pero que permite que confluyan las orientaciones pastorales”, afirmó el Cardenal Francisco Javier Errázuriz.

Los principios inspiradores identificados fueron: Cristo señor de vida; Iglesia servidora de la comunidad; el hombre para que tenga vida plena y mundo, don y tarea. Éstos servirán para elaborar los desafíos pastorales para los próximos años y que están compuestos por criterios, que corresponde a lo que queremos ser como Iglesia y por lineamientos de acción.

Asimismo, no sólo el trabajo ha marcado la pauta del día, sino también la unión entre los participantes. “Ha sido un trabajo intenso, pero es importante reunirnos como Iglesia nacional pues ayudará en las nuevas líneas pastorales. Además, ha sido muy entretenido pues he podido conocer gente desde Arica a Punta Arenas”, afirmó Danae Navia de la Comisión Nacional juvenil de la Conferencia Episcopal.

De esta manera y con una profunda oración culminó la segunda jornada de trabajo, teniendo claros los caminos a seguir para construir una Iglesia en comunión.

Más Iglesia Arquidiocesana