UCSC certificó formación teológica de aspirantes a diáconos permanentes en Sede Los Ángeles

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 29 noviembre, 2011

La Universidad Católica de la Santísima Concepción, a través de su Instituto de Teología, entregó los certificados a la primera promoción de seis egresados que con esfuerzo y dedicación aprobaron satisfactoriamente el Programa de Formación Teológica para Aspirantes al Diaconado Permanente de la diócesis de Santa María de Los Ángeles.

La ceremonia se realizó la tarde del lunes 28 de noviembre en dependencias del Instituto Tecnológico en Los Ángeles.

El coordinador del Programa, Prof. Pablo Uribe Ulloa, señaló que “dicha instancia de formación teológica nace en el año 2008 por iniciativa de Monseñor Felipe Bacarreza con el apoyo del Instituto de Teología de la UCSC. Es un programa universitario dependiente del Departamento de Teología de dicho Instituto que permite estudiar un conjunto de materias teológicas ordenadas en 23 cursos modulares, cada una con sus respectivos créditos académicos y requisitos, impartidas las mañanas de cada sábado durante tres años desde el 2008. Su estructura administrativa está coordinada por un profesor del Departamento de Teología que vela por todos los aspectos propios del programa (académico, financiero, etc). Nosotros damos la formación teológica y el obispado entrega la formación pastoral-espiritual”.

La primera promoción de egresados la integran Arturo Alarcón Campos, Gastón Arriagada Tapia, Sergio Arzola Escobar, Sebastián Salgado Urrutia, Ramón Venegas Jiménez y Eduardo Vielma Escamilla, quienes tuvieron como sus formadores a los teólogos Pbro. Jorge Cerda, Pbro. Mardoqueo Valenzuela y Pbro. Pedro Mieres, junto a Monseñor Felipe Bacarreza y Monseñor Francisco Javier Stegmeier.

Durante la ceremonia intervinieron el director del Instituto de Teología Dr. Juan Carlos Inostroza Lanas, quien entregó a los presentes el saludo de la universidad; el Pbro. Jorge Cerda, en su calidad de Encargado del Diaconado Permanente de la Diócesis de Santa María de Los Ángeles, don Gastón Arriagada Tapia, a nombre de los egresados, finalizando con un mensaje conclusivo y bendición a los futuros diáconos permanentes por parte del Pastor diocesano.

Al ser consultado por la trascendencia de este acontecimiento para la diócesis de Santa María de Los Ángeles, Monseñor Bacarreza dijo estar muy contento, “porque con esto ellos cumplen uno de los aspectos que es la formación académica quedando listos para ordenarse diáconos si el consejo de órdenes así lo decide, con lo que tendríamos seis ministros muy comprometidos que prestan un gran servicio a los párrocos. También estoy particularmente contento porque algunos cursos los he impartido yo, de manera que los conozco bien y sé que son personas muy generosas cuando se entregan para servir, y que da mucho gusto ver a pesar de la campaña de desprestigio que sufre la Iglesia. Yo creo que harán mucho bien”.

A continuación presentamos dos testimonios de egresados del programa

Gastón Arriagada, casado, 56 años, profesor, se desempeña como responsable administrativo del hogar indígena de Santa Bárbara y en forma voluntaria cumpliendo las mismas funciones en el hogar de ancianos de la misma comunidad. Pertenece a la parroquia Sagrada Familia. “Para mí este paso significa algo muy importante como persona y por lo que sentí al aprender cada una de las materias que nos entregaron nuestros profesores. Creo que es una formación muy buena para la persona y también para entregarla a nuestro prójimo”.

Sergio Arzola, casado, 51 años, profesor del liceo Miguel Cerda Leiva de Mulchén y con varios años de trabajo pastoral en la parroquia San Esteban de la misma comuna. “Después de tres años nos llena de satisfacción haber llegado al final, porque la mayoría de nosotros somos padres de familia, trabajadores y el hecho de haber conseguido un logro de este tipo es muy gratificante tanto desde el punto de vista humano como profesional y también espiritual, que el Señor se haya fijado en nosotros para esta tarea. Tuvimos altos y bajos, a nivel personal hubo momentos de mucha desilusión, de desesperación, en que incluso pensé en dejar todo esto pero tuve el apoyo incondicional de mi familia sobre todo de mi esposa que me motivó para que pudiera llegar a este momento”.

Fuente: Comunicaciones Instituto de Teología.

Más Iglesia Arquidiocesana