UCSC entregó Diplomas a 40 alumnos de Programa de Diplomado en Estudios Teológicos

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 24 mayo, 2013

Con mucha alegría y satisfacción por el aprendizaje logrado, cerca de 40 personas en su mayoría agentes pastorales de la Arquidiócesis de Concepción, recibieron su diploma que les acredita la aprobación del Programa de Diplomado en Estudios Teológicos impartido por la Universidad Católica de la Santísima Concepción a través de su Instituto de Teología.

La ceremonia protocolar se realizó en el Auditorio Santa Teresa de Ávila y contó con la participación especial del Gran Canciller Monseñor Fernando Chomali, quien expuso una síntesis de la encíclica del papa Juan Pablo II “Dominum et Vivificantem”, que tituló “Espíritu Santo, Señor y dador de Vida”. Los alumnos junto a sus familiares, profesores del Diplomado y autoridades académicas, coparon el auditorio.

Como parte de su mensaje, el Gran Canciller agradeció el esfuerzo inmenso que hace el Instituto de Teología, y destacó ese momento como muy importante para la Iglesia. “El mundo griego entendía al hombre desde el cosmos, con el cristianismo se comprendió al hombre desde Dios, y hoy el hombre se comprende desde sí mismo, desde sus deseos, sus anhelos, su consumo. Y las consecuencias de eso han sido muy dramáticas. Primero, la fe no es una cuestión que se transmite por osmosis cultural, de hecho la cultura que vivimos no es una cultura cristiana en el sentido que haya un contacto directo con la experiencia de Jesucristo en la vida cotidiana, y tampoco hoy se transmite la fe a través de la familia, que no es educadora de la fe por distintas circunstancias. Entonces, los laicos comprometidos que se forman adecuadamente constituyen un grupo de misioneros de primer nivel”.

“Hoy la Iglesia tiene que hacer un gran esfuerzo pedagógico para transmitir la fe a los jóvenes. Vamos a empeñarnos en eso, y este Diplomado me llena de alegría y esperanza por lo que les agradezco porque yo sé que muchos de ustedes trabajan todo el día y después hacen un esfuerzo inmenso por venir a clases. Yo valoro eso, también el esfuerzo de sus familias y de los profesores, ya que me consta que este no es un trabajo para ellos sino una misión. Quiero agradecer y notar las implicancias que tiene esto para la acción evangelizadora de la Iglesia, que es anunciar a Jesucristo vivo y resucitado para que tengamos vida en abundancia”.

Por su parte, el director del Instituto de Teología Dr. Juan Carlos Inostroza, manifestó claramente que estudiar este Diplomado es un compromiso que no se puede tener guardado bajo del colchón: “Es un llamado a misionar, no se puede guardar una lámpara encendida debajo del cesto, hay que ponerla donde alumbre a todos los de la casa. Por eso este compromiso de formación personal, lo es también con el prójimo, con el mundo que necesita el anuncio de la Buena Noticia. Les animamos a que este diplomado no solamente quede ahí, sino que sea una instancia de mayor profundización e inserción eclesial”.

La ceremonia concluyó con un compartir fraterno, donde los alumnos que cursan el segundo año del Diplomado dieron una cálida bienvenida a quienes se matricularon el 2013. Cabe señalar que este programa de estudios se inició el año 1987, y es incluso más antiguo que la propia Universidad.

A continuación les compartimos algunas opiniones de los alumnos.

“Estoy feliz, contenta por terminar este Diplomado en Teología. Creo que la fe no solamente hay que tenerla sino también investigarla, y eso lo he logrado con este Diplomado. Llegar a descubrirla, conocer más a Jesús, y junto con eso mi deseo es compartirla con las personas que no lo conocen tanto, por eso que esto no sólo es un regalo para mí”. (Berta Saavedra, Parroquia Natividad de María, alumna egresada).

“Para mí el Diplomado es una bendición de Dios. Como decía Monseñor, mientras uno más conoce a Dios más quiere aprender de Él, y eso es verdad. Mientras más lo conozco me doy cuenta que sé mucho menos de lo que abarca la palabra Dios. Para mí este es un logro enorme, y un premio a la constancia ya que nunca falté a clases. Un premio también para mi hermandad del trabajo, que me motivó a estudiar” (Alicia Medina Aravena, integrante de la Hermandad del Trabajo, alumna egresada).

“Muy bonita la recepción, se notaron los detalles de la bienvenida. Como alumno de primer año espero fundamentar más mi fe. Pero más que estudiar y pasar teoría lo relevante es compartir y participar con los demás en comunión, eso es lo interesante de estudiar, conformar lazos de amistad y conocer a los compañeros en base al estudio de la sagrada escritura. Yo soy hermano evangélico, me interesé por estudiar acá para fundamentar la fe, el estudio de la palabra desde la teología promoviendo también una cultura de paz entre las Iglesias Católica y Evangélica, llamado que nos hizo Dios a través de su Hijo Jesucristo” (Rudy Fuentes, alumno de primer año).

Larry Henríquez Bravo – Periodista / Instituto de Teología UCSC

Más Iglesia Arquidiocesana