Un nuevo sacerdote para la Iglesia de Concepción fue ordenado en Pentecostés

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 20 mayo, 2013

Nuevamente la Iglesia de Concepción se llenó de alegría por la ordenación sacerdotal y diaconal vivida este domingo 19 de mayo, en una catedral repleta de feligreses que quisieron acompañar al nuevo sacerdote, a dos diáconos en tránsito y tres diáconos permanentes que se mostraron emocionados por el ministerio que Dios les regaló, a través de la bendición de Monseñor Fernando Chomali que presidió la Eucaristía.

Una liturgia eucarística colmada de solemnidad y signos propios de una ordenación, fue la que se vivió la tarde de este domingo de Pentecostés, donde asistieron cientos de feligreses provenientes de las distintas comunidades donde se encuentran los nuevos ordenados sirviendo a la Iglesia con gran dedicación. Es así como de la parroquia San Juan María Vianney de la comuna de Los Álamos, decenas de personas viajaron para acompañar a quien estuviera sirviendo como diácono, el nuevo Pbro. César Pedreros Moreno, que también contó con la presencia de su familia y miembros de las comunidades del Camino Neocatecumenal de la parroquia La Ascensión del Señor, donde él, en la medida de sus posibilidades, participa desde hace un tiempo.

Por su parte el nuevo diácono diocesano en tránsito, Pedro Osses Gutiérrez, de la parroquia Santa Filomena de Cabrero también se vio emocionado por este gran paso en medio de su camino al sacerdocio. Agradeció la fidelidad de Dios en su vida, así como la compañía de familiares, amigos y feligreses de su comunidad parroquial.

El otro diácono en tránsito que fue ordenado es Ayax Barruylle Ayala, perteneciente a la comunidad de los Agustinos, quien también estuvo acompañado por su familia y sacerdotes de su congregación.

La Eucaristía también estuvo marcada por el solemne momento en que fueron ordenados como diáconos permanentes los señores: Juan Morales Valenzuela, de la parroquia San Juan de Mata; Salomón Moreno Hermosilla y Bernabé Figueroa Álvares de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Penco. Los tres nuevos diáconos estuvieron acompañados de su esposa e hijos que no quisieron restarse de este acontecimiento tan importante para su familia.

En su homilía nuestro Arzobispo se refirió al papel de los nuevos ordenados en la Iglesia “los que servimos en la Iglesia no estamos llamados a mandar, queremos servir, queremos compartir, dar testimonio de nuestra fraternidad en medio de un mundo que corre, que compite, pero que no sabe muy bien hacia dónde va”.

Dirigiéndose al padre César Monseñor Chomali le dijo al nuevo sacerdote “tú, padre César vive el ministerio con intensidad, predicando la Palabra de Dios, porque te constituye a ser maestro y también gobernando a tu pueblo con el Espíritu, eso es lo que te pedimos: santificar, enseñar, contribuir a que las personas conozcan a Cristo, se enamoren de Él y lo sigan”.

Y a los nuevos diáconos el Arzobispo señaló “y ustedes diáconos, también tienen una gran responsabilidad, preocuparse del altar, anunciando la Palabra, y preocuparse especialmente por los más necesitados. Hoy es un día especial para la Iglesia, es un día de gozo porque Dios sigue creando nuevas opciones al servicio de la Iglesia”.

A la comunidad presente Mons. Chomali también se dirigió para pedirles que recen por las vocaciones sacerdotales y religiosas, recalcando que “necesitamos vocaciones, necesitamos santas vocaciones, los sacerdotes y diáconos surgen de familias común y corrientes, como la mía y la de ustedes”.

Finalizada la Eucaristía, todos los presentes brindaron un fuerte aplauso a los nuevos ordenados, como una manifestación de alegría que hicieron visible en cada abrazo y saludo que recibieron los nuevos ministros de Dios, quienes se ponen al servicio de la Iglesia en cada una de las comunidades parroquiales donde les tocará servir.

Más Iglesia Arquidiocesana