Vicario General de la Diócesis expuso desafíos sinodales en masivo encuentro de COMIN

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 9 junio, 2017

En el contexto del proceso post sinodal que vive la Iglesia de Concepción, el vicario general, padre Mauricio Aguayo, expuso una síntesis los distintos aspectos de los dos documentos básicos (conclusiones e indicaciones sinodales, respectivamente), a más de cien ministros convocados por COMIN, en casa Betania. En esta oportunidad, presentó al nuevo coordinador del equipo de COMIN, Pedro Sánchez.

 

El Vicario presentó el esquema base del sínodo diocesano, enmarcado en la misión de evangelizar, en un proceso que  apunta a descubrir la riqueza fundamental de Dios y que considera una meta de 12 anhelos de la Iglesia diocesana.

Enfatizó que el desafío que plantea el Sínodo “es ser una Iglesia misionera, que promueva la conversión personal, que promueva la conversión pastoral, que sea acogedora y fraterna, santa y orante, profética, que se acerca a las realidades duras, a las periferias existenciales, misericordiosa, sencilla, ecuménica, participativa, inclusiva y coherente”.

Subrayó “no se llega por cualquier camino, sino por un camino de comunión trinitaria, que es la luz que ilumina nuestro camino, mirando la Santísima Trinidad. En la medida que entendemos y vivimos y asimilamos el modelo de la Santísima Trinidad, nos vamos acercándonos a la meta.  Si no vivimos este modelo, no se logra”.

Dijo que el sínodo obliga a la conversión. Es decir, “la vida en comunión que brota de contemplar y asimilar el misterio de la Santísima Trinidad, es la única manera de acercarse para empezar a cambiar. Si yo no tengo en mi corazón y en mis actitudes las intenciones y actitudes de la Santísima Trinidad, para con los demás, entonces no seré capaz de acercarme a la meta y estaré alejándome del camino que Dios ha propuesto”, afirmó, reconociendo que la vida en comunión es un desafío de conversión, partiendo por la familia para luego asumir en otras instancias.

Llamó a dar pasos de conversión para estar en una mayor sintonía, para  ir al encuentro de otros que necesitan de Jesús, particularmente, los más excluidos. “Porque Dios quiere que todos se salven”.

Luego, abordó el cómo aplicar, agregando que el sínodo plantea que sea en tres pasos: conocer, (se está en esta etapa), que es fundamental para dar el siguiente paso. Consideró muy necesario conocer los documentos de las conclusiones sinodales y de las constituciones sinodales. El paso dos, es aplicarlo en la realidad local (comunidad) y el paso tres es hacerlo con otras comunidades.  Recalcó la importancia de leer los dos documentos sinodales, ya que ambos se ensamblan.

“Las constituciones pos sinodal nos plantean las indicaciones pastorales del Obispo, que es como el plan de trabajo, entendido como tareas por realizar. Son siete: testimonio más nítido de vida cristiana, espíritu de discernimiento y encuentro con el Señor, buscar nuevas formas de acoger, los medios de comunicación digitales, la familia el gran don de Dios, formación permanente, derecho y deber de todos y servicio constante y decidido a los pobres”, explicó.

Finalmente, el padre Mauricio llamó a los ministros a profundizar y analizar en sus  comunidades estos desafíos sinodales, pero insistió en que “es fundamentar leer los documentos y profundizar su conocimiento”.

Más Iglesia Arquidiocesana