volver



Recomendar por email

Ignacianos celebraron a su patrono en Concepción

Publicado el 2017-07-30

La red Apostólica Ignaciana, la comunidad jesuita y el Colegio san Ignacio de san Pedro de la Paz se unieron para celebrar a su patrono san Ignacio, en una misa que presidió monseñor Fernando Chomali, en el gimnasio del establecimiento educacional.


Ignacianos celebraron a su patrono en Concepción

La RAI está conformada por el Hogar de Cristo y sus fundaciones asociadas (Paréntesis, Rostros Nuevos, Emplea y Súmate), Infocap, Fundación Techo y Egis Padre Hurtado; Fundación Trascender, Misión Mapuche, Comunidad de vida Cristiana, CVX de adultos y jóvenes, Centro Fe y Cultura, grupos ignacianos, Fundación san Juan del Castillo y casa de Ejercicios san Francisco Javier y el Colegio san Ignacio y obras asociadas (Mej, Scouts, Red Mundial de Oración del Papa y CVX secundaria).

En su homilía, Monseñor Chomali agradeció la invitación y expresó que “para mí es un gusto estar en medio de ustedes”, en un gimnasio repleto de personas que siguieron atentamente la celebración eucarística. Dijo que “san Ignacio es mucho lo que tiene que decirnos hoy”.

Agregó que san Ignacio ofrece hoy, en primer  lugar compromiso. “Él fue un hombre tremendamente comprometido con su vocación; fue un hombre que vivió según sus ideales; vivió según como pensaba y, hoy, no somos tantos los que pensamos de acuerdo a cómo vivimos y hacemos componendas. Él fue un hombre radical”.

En segundo aspecto, destacó que san Ignacio fue un hombre de gran “espesor espiritual”. “San Ignacio tuvo espesor espiritual, cimentado en una roca muy grande que es Cristo Dios y frente al cual en las turbulencias era capaz de reconocerlas y discernirlas. Creo que hoy, a los católicos, me incluyo, nos falta espesor espiritual. Sin espesor espiritual, sin encuentro profundo con el Señor,  será imposible tener una Iglesia con espesor espiritual”, subrayó.

Manifestó, además, que la vida cristiana implica sacrificio. “Jesucristo se sacrificó y dio la vida por nosotros. Hoy, estamos muy preocupados de lo que nos ofrece el momento. Basta ver las estampidas de los fines de semana. Una vez se puede hacer uso de un derecho legítimo de descanso y una legítima posibilidad de ir a ver un pariente, pero también se esconde un gran vacío espiritual, que exige arrancar y estamos siempre arrancando. San Ignacio tuvo una formación benedictina y ahí supo lo que era la oración y el trabajo. Hombres y mujeres profundos y sólo así podemos aspirar, no solamente, a venerar a san Ignacio, hay que imitarlo y eso exige mucho de cada uno de nosotros. Hay que imitarlo hasta el extremo”, enfatizó.

Monseñor Chomali planteó que en la sociedad de hoy “faltan santos y faltan héroes. Quiera Dios que el Señor nos regale, uno, no dos, un Padre Hurtado hoy. Y ese Padre Hurtado no va a caer desde el cielo, cae de las propias familias. Uno, porque no sabríamos qué hacer, con el noviciado, el seminario; el Padre Hurtado lo hizo con testimonio, con una generosidad impresionante y tenía espesor espiritual, espesor teológico, espesor humano. Creo que hoy no estamos formando a los jóvenes con esos espesores.  Y es lo que nos dice hoy san Ignacio. Tenemos que rezar más, un mayor  discernimiento en  nuestras propias casas, respecto a qué estamos enseñando, qué testimonio estamos  dando los padres a los jóvenes, las madres, los sacerdotes, yo, por cierto. Para que los jóvenes digan que por esto vale la pena vivir, sacrificarse, consagrarse, vale la pena casarse. Creo que ahí estamos en una profunda deuda, a diferencia de san Ignacio, estamos muy distraídos”.

Por su parte, el padre Alejandro Longueira, superior de la Comunidad Jesuita de Concepción, agradeció al término de la Misa, señalando que “hoy nos hemos reunido en torno una figura importante para la iglesia (san Ignacio) y para cada uno de nosotros, representados también en muchas instituciones con las cuales se trabaja en la región del Bío Bío. Agradecer a cada uno de los hombres y mujeres a las cuales sirven y que buscan hacer de este país y de esta región, un espacio y un lugar para aquellos más desfavorecidos. Nos reunimos en torno a una figura que no para nunca de estar interpelándonos para amar y servir”.

Agradeció a monseñor Fernando Chomali, “por venir a estar junto a nosotros y por permitir trabajar acá y darnos libertad de hacer lo propio de nuestra espiritualidad hacia quienes más sufren. Agradecer a san Ignacio por lo que significa para cada uno y el sentido y el motivo que nos da en servir en lo que cada uno hace y realiza, en la casa, en el trabajo y su servicio apostólico, muchas veces generoso y no reconocido. Muchas gracias y que ojalá que san Ignacio nos siga inspirando a todos”.


Fotos Adicionales

Arzobispado de la Ssma. Concepción
Caupolican #491 Concepción
fono: (41)2626100 - Casilla:65 - C