volver



Recomendar por email

La felicidad la recibes cuando te das: Mes de la Solidaridad 2017

Publicado el 2017-07-31

Este martes 1 de agosto comienza el mes de la solidaridad, un tiempo especial inspirado en la figura de Alberto Hurtado, santo chileno que luchó por la justicia social.


La felicidad la recibes cuando te das: Mes de la Solidaridad 2017

Está organizado por diversas instituciones de inspiración cristiana, quienes invitan a todos los chilenos a descubrir que se es más feliz entregándose y vinculándose con los demás. Entre las instituciones que promueven este mes se encuentran la Conferencia Episcopal, el Arzobispado de Santiago, Fundación Padre Hurtado, Hogar de Cristo, y la Pastoral Social Caritas Chile. 

Cuando preparamos nuestro corazón para la visita del papa Francisco a Chile, los invitamos a encontrar la alegría en el dar, en el darse a sí mismo, a descubrir que se es más feliz entregándose y vinculándose con los demás. 

Además, se invita a los jóvenes a participar en alguna experiencia de voluntariado en este mes. Solo el 7% de los jóvenes participa permanentemente en un voluntariado en Chile, cifra que alcanza el 10% en situaciones de emergencia, por el periodo determinado en que estas se mantienen vigentes; luego vuelve a bajar, incluso por debajo de ese 7% promedio.

Está comprobado que el construir vínculos entre las personas produce felicidad ya que implica una ayuda mutua a vivir la vida con más alegría, lo que lleva al encuentro y el compromiso con los demás. Este sentimiento de felicidad permanece en el tiempo, muy por el contrario a la felicidad que se logra a través del consumo de bienes materiales, y que dura escasos momentos.
La necesidad de encontrarnos, conocernos y aprender a convivir:
“Nada humano me es ajeno”

Hemos vivido como País un tiempo excepcional sin darnos cuenta, en efecto hace unos días se realizó el Censo y por muchas críticas que se le puedan hacer, dejó en evidencia que en nuestra nación hay un anhelo vigente de ser parte, de ser “contados”, de encontrarnos y vincularnos. La inmensa mayoría de los chilenos acogió a los censistas con cariño, los estaba esperando para contarle quien era.  Además los numeroso voluntarios y voluntarias que participaron, de todas las edades y especialmente esa gran cantidad de jóvenes de enseñanza media, nos hacen retomar esa esperanza que en el fondo si nos importa lo que le pasa a los demás, que ante causas que nos convocan nos movilizamos y actuamos por un bien mayor y no solo por el nuestro, que somos capaces de salir de nosotros mismos y poner la mirada, el interés y la acción en servir a otros. 

El ansia de “ser parte”, de “pertenecer” y el ver a todo el país movilizado por una causa común (algo similar a lo que pasa con las grandes campañas solidarias ante catástrofes) despertó en nosotros lo más profundo de nuestra esencia, no sólo al ciudadano que voluntaria y gratuitamente decide donarse en su día feriado para construir un mejor país, sino de aquel que espera y se prepara para recibir al censista con cariño, en varios casos con admiración

El 19 de abril fue quizá una ventana en medio de cifras, ciertos hechos y “tonos” que nos hablan de un Chile “desarmado y por momentos desalmado”. La poca participación electoral, los casos de corrupción y abuso, la desigualdad persistente, el casi nulo reconocimiento a nuestros pueblos originarios, la fría acogida a los extranjeros, la sistemática descalificación personal e institucional, entre otros, han trazado una imagen de nuestro país que dista mucho de lo que vimos el día del Censo, nos marcan una manera de convivir que no es la que soñamos y deseamos de verdad. 

El Mes de la Solidaridad es una instancia de inspirar a Chile, con el testimonio y pensamiento de un patriota excepcional llamado Alberto Hurtado, de un hombre que optó por el sacerdocio, por una vida abnegada y sencilla, que se dedicó a trabajar por una patria mejor, que dejó su existencia literalmente en la calle dedicado a los más excluidos. Es un tiempo para reconocer en ese apasionado por Cristo y por la Iglesia, en el inspirador de jóvenes, en el hombre reflexivo y servicial, alguien que nos puede indicar que es posible otro camino, que aun podemos despertar los anhelos que todos tenemos de una sociedad que se preocupa de los más excluidos, que cree en el valor de lo común, y que se la juega por transformar todo aquello que nos deshumaniza. El no tuvo miedo, creyó en Chile y se atrevió a colaborar con muchos y muchas para dejar un país mejor.
Este 2017en un año particular y lo será todo el mes de la solidaridad; es un año de elecciones políticas en Chile y de Sínodo de jóvenes convocado por el Papa Francisco, hay allí una señal y para que se produzcan frutos que nos permitan humanizarnos gracias a estos espacios es que queremos invitar a la sociedad entera a recordar el legado del Padre Hurtado que nos  convoca a salir de nosotros mismos para interesarnos por los demás, por sus dolores y sus alegrías, a vincularnos y comprometernos, especialmente con los más excluidos de nuestra sociedad. “Nada humano me es ajeno” repetía insistentemente él. 
Esta frase hoy es un llamado latente a nuestra sociedad, en especial a los jóvenes que tienen tantos anhelos de entrega, de donación, y que fraguan sueños de un País más humano y digno para todos. Que no nos sea ajena la pobreza y la exclusión, que no nos sea lejano el tener un proyecto país, que no nos gane el aislamiento y el desencuentro. “Abrámosle la puerta a Chile” y que “nada de él nos sea ajeno”, trabajemos por nuestro país, participemos, vinculémonos, encontrémonos y involucrémonos no sólo un día al año, sino siempre. “Cristo tuvo esperanza y esa esperanza somos nosotros”, nos recordaba San Alberto Hurtado con un optimismo realista y comprometedor. 
Actividades a lo largo del país

Se realizarán diversas actividades para conmemorar la muerte de San Alberto Hurtado, quien falleció un 18 de agosto de 1952. En 1994, el Congreso Nacional instauró esa fecha como el Día Nacional de la Solidaridad. Con el tiempo fueron surgiendo diversas iniciativas que han conformado lo que hoy conocemos como el Mes de la Solidaridad.

Más información sobre las actividades que se realizarán durante el mes de agosto en www.mesdelasolidaridad.cl. Encuéntranos también en Facebook /mesdelasolidaridad y en twitter @MesSolidaridad y comenta con el hashtag #FelicidaddeDar.

El Padre Hurtado decía: “Feliz él, si descubre sus posibilidades de dar. Aprenderá por propia experiencia, que hay más alegría en dar que en recibir”. Por eso, el lema de este Mes de la Solidaridad es “la felicidad la recibes cuando te das”.

Arzobispado de la Ssma. Concepción
Caupolican #491 Concepción
fono: (41)2626100 - Casilla:65 - C