volver



Recomendar por email

Acólitos celebraron fiesta patronal en el Seminario Metropolitano

Publicado el 2017-08-19

En el contexto de celebración de la fiesta patronal (san Tarcisio), se realizó un encuentro diocesano de acólitos, organizado por el Departamento de Pastoral Vocacional, Pastoral de Acólitos y el Seminario Metropolitano, en Chiguayante. Asistieron grupos de servidores del altar de distintas parroquias y algunos colegios.


Acólitos celebraron fiesta patronal en el Seminario Metropolitano

Gilberto Matuz, seminarista de cuarto año de teología, informó que el encuentro se enmarcó en las líneas de las conclusiones del VII Sínodo y siguiendo las Constituciones establecidas por el Arzobispo, Monseñor Fernando Chomali. El lema que animó el encuentro fue “Servidores del altar colaboradores de Jesús para renovar la Iglesia”. Precisó que “desde su rol de servidores del altar, ver cómo pueden aportar en la renovación de la Iglesia, a que invita el sínodo”.
El encuentro concluyó con la celebración de la eucaristía,  en la que Monseñor Chomali felicitó a los padres. “Hay un proverbio que señala que la mejor herencia que los padres pueden dejar son buenos recuerdos, ya que jamás se olvidarán de que vinieron a este lugar. Aquí, tuvieron una reunión grata y compartieron con otros niños. Pero quiero dar un paso más y decir que la mejor herencia que podemos dejar es  la fe.  Por una razón muy sencilla, porque la fe es el espacio donde podemos comprender nuestra vida. La fe es el lugar donde podemos reconocer que existe Dios, que nos ama infinitamente y estamos para hacer su voluntad; la fe es la roca que nos mantiene firme, frente a las vicisitudes de la vida, frente a los problemas y las tentaciones”, enfatizó. 
Dijo que “estos niños y jóvenes, lamentablemente, están acechados, día y noche, por la televisión, los computadores, y la publicidad que les muestran otros dioses. Por eso, el hecho que ustedes acompañen a sus hijos es una garantía, que van a tener una educación donde, a pesar de las tormentas y de las ofertas que les dan, sus hijos tienen la posibilidad de estar firmes en la fe”.
Agradeció a los acólitos, señalando que “domingo a domingo y los sábados tengan la disponibilidad de servir en el altar y en el altar está el corazón mismo lo que significa nuestra vida. Ustedes están muy cerca del lugar donde acontece algo maravilloso, el pan y el vino, algo tan cotidiano, se convierten en el cuerpo y la sangre de Jesucristo y ustedes, poniendo lo mejor, contribuyen a que eso se realice. Los felicito”. 
También agradeció a la Pastoral Vocacional y a la Pastoral de Acólitos, al Seminario, a los seminaristas,  a las religiosas y a tantas personas que, con mucho esfuerzo, contribuyeron a lograr el encuentro, que tiene una característica. “Aquí, se percibe alegría, humanidad y donde está Dios hay alegría y humanidad, hay fraternidad, comunión y amor”, subrayó Monseñor. 
Dirigiendo su mensaje a los acólitos, expresó que “decirles a ustedes que Dios los ama y no hay nada más hermoso que estar en el proceso de formación y de estudio, que estar cerca de Jesús, presente en la parroquia. La parroquia es el lugar donde Dios acampa; la parroquia es la luz, en medio de una sociedad que se pierde en tantas cosas”.
Del pastor concluyó con un mensaje a los padres. “Decirles a los padres que no tengan miedo si el Señor llama sus hijos a la vida sacerdotal o religiosa. Ustedes son los primeros agentes vocacionales de sus hijos”, recalcó.


Fotos Adicionales

Arzobispado de la Ssma. Concepción
Caupolican #491 Concepción
fono: (41)2626100 - Casilla:65 - C