volver



Recomendar por email

A un año de trabajo se consolida fábrica de ornamentos litúrgicos

Publicado el 2017-09-04

Con sencillez, pero con mucha alegría, se celebró el primer año de la fábrica de ornamentos litúrgicos, que funciona en Chiguayante y que poco a poco se va consolidando.


A un año de trabajo se consolida fábrica de ornamentos litúrgicos

La pequeña empresa, que está bajo el alero de la fundación Novo Millennio, de la Vicaría de Pastoral Social de la iglesia de Concepción, está administrada por la comunidad brasileña Mar Adentro. La Hna. Vilma Alberti manifestó que ésta se encuentra al servicio de la comunidad y de la Iglesia, entregando belleza y armonía en la celebración del ministerio de Cristo, en la sagrada liturgia.

En el marco de este primer año, se celebró una liturgia que presidió monseñor Fernando Chomali, quien señaló que “la comunidad Mar Adentro ha sido una bendición para la Arquidiócesis y para la parroquia san Pablo de Chiguayante; bendición para la Pastoral Universitaria y para el colegio (Instituto de Humanidades), porque nos han traído con alegría, con simpatía, con entusiasmo y con mucho trabajo la Palabra de Dios y, hoy, lo que más necesitamos es justamente la Palabra de Dios, porque el mundo está como está, porque nos hemos olvidado de Dios y olvidándonos de Dios nos hemos olvidado de los hombres”.

Monseñor sostuvo, además, que “este es un lugar no sólo en que se procura dar trabajo, sino que es un lugar que tiene mucho sentido de vivir como nos dice la Iglesia, que la liturgia es la fuente y culminación de la vida de la Iglesia. Si no hay liturgia, si no hay eucaristía, si no hay sacramentos, no existiría la Iglesia, sería una obra social, sería una ONG, pero no la Iglesia, que se alimenta de la eucaristía y la eucaristía tiene una larga historia. De hecho, fue celebrada por primera vez por Jesucristo, en la Última Cena y que nosotros conmemoramos, revivimos y celebramos ese mismo acontecimiento, en que cada elemento de la liturgia tiene un sentido muy profundo. Incluso, hay estudios de liturgia que se dedican a eso para ver qué significa cada acto al interior de la liturgia y los ornamentos, sin duda, son muy importantes”.

Recalcó que el ornamento refleja la santidad de Jesucristo, porque a través de los ornamentos, el sacerdote, el obispo, actúan en nombre de Cristo, lo que requiere una cierta solemnidad y belleza, un orden, que llevan a Dios.

“Tenemos que ir perseverando y esta fábrica quiere prestar un servicio pastoral; quiere dar trabajo a personas que lo necesiten y a su vez, prestar un servicio. Esta es una empresa social, donde hay colaboración, un lugar donde se respira un ambiente de gratitud, como lo señala la Doctrina Social de la Iglesia, la empresa como una comunidad de personas y eso se ha ido logrando poco a poco. Y un año, la verdad es que muy poco tiempo, y es mucho lo que se ha hecho, hay un stock y sabemos que ya han llevado cosas a Arica”, precisó Monseñor.

Al término de la liturgia, Vilma Alberti agradeció aportes de los benefactores para avanzar en esta misión y, especialmente, agradeció a monseñor Chomali por su acogida. “Celebrar un año del taller es alabar a Dios para dar gracias por tantas personas generosas. Es hermoso hacer ornamentos para parroquias, capillas de campo, de la ciudad, de la universidad. Con mucha alegría estamos en este trabajo, en que Dios nos envió para acá. Es Él quien nos ha guiado en este camino”, subrayó.

La señora Lilian Jara trabaja en la fábrica, quien afirmó que “este es un trabajo muy hermoso y un servicio para las parroquias. Lo que más me llena es hacer las estolas, es un trabajo delicado, hay que armarlo; es algo precioso, que requiere mucha paciencia, especialmente en las terminaciones a mano. Tienen que ser perfectas”.


Fotos Adicionales

Arzobispado de la Ssma. Concepción
Caupolican #491 Concepción
fono: (41)2626100 - Casilla:65 - C