volver



Recomendar por email

Destacan servicio de la Iglesia Católica en el Día del Migrante en Concepción

Publicado el 2017-09-04

Con un gesto de acogida, de brazos abiertos, Monseñor Fernando Chomali y algunas autoridades públicas, recibieron a numerosos migrantes, en el contexto del Día del Migrante, en Chile, durante una celebración en la catedral de Concepción.


Destacan servicio de la Iglesia Católica en el Día del Migrante en Concepción

En su homilía, Monseñor Chomali dijo tener sentimientos encontrados, porque pertenece a una familia de inmigrantes y a su llegada sus antepasados fueron bien acogidos en Chile. “Nadie se va de su país porque quiere, muchas veces son condiciones sociales, políticas y económicas y también Chile es un país de migrantes, porque son muchos los chilenos que, por distintas circunstancias, han salido a buscar nuevos horizontes y siempre se recuerdan de su patria”, manifestó, agregando que “nosotros tenemos un deber moral,  que es un mandamiento de no sólo acoger a los migrantes, sino también ayudarlos, quererlos y cuidarlos, de tal manera que se sientan como en su propia casa”.

Expresó que es muy loable lo que ha hecho la Iglesia Católica, a través de la Pastoral del Migrante, “para que ustedes se sientan como en su casa y seguir avanzando, porque viendo las experiencias de los migrantes, podemos colaborar con la autoridad, para que hayan políticas públicas y tengan auténtica carta de ciudadanía en Chile y eso significa tener trabajo, seguridad, educación para sus hijos y puedan transmitir la fe a cada uno de ustedes”.

En esta oportunidad, Monseñor Chomali agradeció a Luis Navarro, funcionario de la Oficina de Extranjería de la Gobernación Provincial de Concepción, “quien ha hecho un trabajo extraordinario con los migrantes y lo hace con cariño, con perseverancia, con verdad, muy iluminado por la fe, poniendo su trabajo al servicio de los demás”, indicó, añadiendo que “los apreciamos muchos, porque incluso en la UCSC tenemos una beca para hijos de migrantes, porque sabemos que es un paso cualitativo en la vida de las personas”.

Recordó que en un par de meses más Chile recibirá al Papa Francisco, quien tiene una visión global del mundo. “El Papa nos dice que el hombre moderno, de Occidente, nosotros, hemos querido olvidarnos de Dios; tenemos la tentación de olvidarnos de Dios y queremos vivir como si Dios no existiera y lo primero que hacemos es olvidarnos de los demás. El Papa Francisco dice que ya no se trata de personas indiferentes, sino que habla de la Globalización de la Indiferencia, indiferencia frente a Dios, que lleva a la indiferencia frente al prójimo. Nos invita a los católicos a no caer en la globalización de la indiferencia, porque es un germen de violencia y es encerrarse en uno mismo y no mirar al otro como un hermano”.

Reforzó sus palabras, pidiendo a todos que “nadie les robe el fuego abrasador que nos trae el Señor Resucitado y que nos trae la fe y nos permite entrar en la aventura de preocuparnos de los demás. Tengo prometido al Señor que si se acaba ese fuego abrasador, me voy, porque les causaría un daño a las personas con quienes trabajo. Se trata de un fuego abrasador que debemos tener todos, en el ámbito público, laboral, familiar, eclesial. Es un fuego para romper la globalización de la indiferencia y entrar en comunión. Para ello, hay que trabajar para pasar de una economía  individualista, materialista,  a una economía de la comunión”.

En el ofertorio, varios migrantes, adultos y niños, llevaron signos al altar, y al final de la Misa, previo a la bendición, Monseñor Chomali junto a la intendenta subrogante, Andrea Muñoz y al diputado Jorge Ulloa, presentes en la celebración, recibieron con brazos abiertos a numerosos migrantes, como un signo de acogida y preocupación.

La Hna. Mariza Zamora, de la Pastoral del Migrante, manifestó que “esta es una comunidad de hermanos de distintos países, de lo cual estoy muy contenta de reunirnos, hoy, en torno a la Eucaristía, para dar gracias a Dios por todos los beneficios que va regalando a cada uno. Los hermanos migrantes van reconociendo que la Iglesia Católica está preocupada de ellos y los ayuda en diversas formas”.

Luis Navarro, señaló que como Departamento de Extranjería se agradece “la permanente invitación que hace la Iglesia, para acoger a los hermanos migrantes y poder orientarlos en la inserción, de la mejor manera, en la comunidad. El ingreso de migrantes, a la zona de Concepción, aumentaba en un 10%, pero desde hace dos años, el incremento supera el 22%. En mayor número llegan personas procedentes de Venezuela”.

 

 


Fotos Adicionales

Arzobispado de la Ssma. Concepción
Caupolican #491 Concepción
fono: (41)2626100 - Casilla:65 - C