Oración por la unidad de los Cristianos

SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS
16 de mayo (Ascensión del Señor) – 23 de mayo (Pentecostés)

 

¿QUÉ ES LA SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS?

La Semana de oración por la unidad de los cristianos fue una iniciativa que fue cobrando fuerza con el paso de los años.

En 1908 el reverendo protestante Paul Wattson lo organizó por primera vez, aunque en el pasado ya hubo proyectos similares.

Con el paso del tiempo distintas confesiones cristianas se fueron sumando a la iniciativa, entre ellas la Iglesia Católica oficialmente en 1968.

En el hemisferio norte se celebra del 18 al 25 enero, desde la antigua fiesta de la Confesión de San Pedro, hasta la fiesta de la conversión de San Pablo.

Desde hace años, en Roma, el Papa la clausura en la basílica de San Pablo Extramuros con líderes cristianos de otras confesiones.

En el hemisferio sur, como la conversión de San Pablo suele caer en vacaciones, se celebra en otro momento, por ejemplo, en torno a Pentecostés.

Dice Papa FRANCISCO: En estos días recemos concordes para que se cumpla el deseo de Jesús: Que todos sean una sola cosa. La unidad, que siempre es superior al conflicto. (17 de enero de 2021).

En el mundo hay 2.400 millones de cristianos. La mayoría pertenecen a una de las tres grandes ramas: católicos, ortodoxos y protestantes.

Cada año un grupo cristiano distinto se encarga de elaborar los textos que todos reflexionarán. Este año ha sido la Comunidad Monástica de Grandchamp, en Suiza, formada por religiosas de distintas iglesias cristianas y de fuerte vocación ecuménica.

(Texto preparado por David Francisco Aguayo Vidal)

 

Reflexión para la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2021

(Inspirado en el Evangelio de San Juan 15, 5-9)

 

            Según el relato evangélico de Juan, es vísperas de su muerte, Jesús revela a sus discípulos sus deseos más profundos: “Permaneced en mí”. Conoce sus cobardías y mediocridades. En muchas ocasiones les ha recriminado su poca fe. Si no se mantiene vitalmente unido a Él no podrán subsistir. Las palabras de Jesús no pueden ser más claras y expresivas: “como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, sino permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí”. Si no se mantienen firmes en lo que han aprendido y vivido junto a él, su vida será estéril. Si no viven de su Espíritu, lo iniciado por él se extinguirá. Jesús emplea un lenguaje rotundo: “yo soy la vid y vosotros los sarmientos”. En los discípulos ha de correr la sabia que proviene de Jesús. No lo han de olvidar nunca. “El que permanece en mí y yo en él, ese dará fruto abundante, porque sin mí no podéis hacer nada”. Separados de Jesús, sus discípulos no podemos nada. Ser cristiano es seguir a Jesús, caminar sus caminos, pensar como él, amar como él. Sin un trato asiduo con Cristo en la oración, en los sacramentos, en la escucha de La Palabra, es imposible seguirle, ni pensar como él, ni amar como él, ni mucho menos perdonar como él. Por eso el mensaje de “permanecer en él” es imprescindible para ser cristiano; para amarnos unos a otros y guardar sus mandamientos. La unidad con Cristo nos lleva a la unidad con Dios Padre y a la unidad con los hermanos. Hemos de rezar y buscar la unidad. El día que seamos uno en Cristo como el sarmiento a la vid, el mundo podrá creer en el Evangelio.

            Cristo que ora por la unidad de sus discípulos “para que el mundo crea.” La unidad es más un don divino que la consecuencia del esfuerzo humano, y por esta razón los cristianos del mundo estamos llamados a expresar en la oración esa comunión a la que todos estamos llamados a vivir en la unidad. La respuesta que el mundo está dando para enfrentar los efectos adversos de la pandemia puede ofrecernos un signo de comunión que nos permite apreciar nuestra interconectividad y, a su vez, nos lleva a buscar caminos de unidad y comunión, en este caso, entre los cristianos de todo el mundo.

         «El viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo lo que nace del Espíritu» (Jn 3, 8)

 

—————————————————-

REFLEXIONES BÍBLICAS Y
ORACIONES PARA LA SEMANA

 

Publicado el: 7 mayo, 2021