Fiesta de la Epifanía del Señor

El comienzo del año 2022 nos ha sorprendido con la celebración de la Epifanía del Señor de forma anticipada y que ha sido al día siguiente de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios que tradicionalmente se hace el 1 de enero y que cierra la octava de Navidad. Pocas veces sucede que el primer domingo del año se celebre la Epifanía, que tiene como día propio el 6 de enero, pero que suele trasladarse al domingo más cercano.  En esta fiesta se acostumbra, después de la proclamación del Evangelio, hacer el anuncio de las principales celebraciones litúrgicas, particularmente el inicio de la cuaresma, la semana santa y pentecostés, como también el término del año litúrgico con la celebración de Cristo Rey y el inicio del nuevo año del ciclo de celebraciones con el inicio del adviento.  Desde la luz que brota del misterio de la encarnación y que asombró los ojos de los sabios llegados de tierras lejanas para adorar al Niño Dios, le pedimos al Señor que ilumine el ritmo de nuestra vida y en especial el desarrollo de las actividades pastorales que realizaremos en este año. Todas estas ocasiones nos permiten descubrir cómo el Señor nos acompaña y bendice nuestra vida día a día y nos dé su paz.  En el nuevo año que comienza, acojamos la luz de sabiduría que brota del mensaje por la paz del Papa Francisco de este año, y que nos invita a profundizar en el dialogo entre generaciones, al fomento de una educación por la cultura del cuidado, y a la promoción y dignificación del hombre por medio del trabajo; elementos imprescindibles para un real desarrollo integral que permita la plenitud de vida en armonía con Dios, con los demás hombres y con toda la creación. Podemos decir que, desde el pesebre de Belén y la posterior vida en Nazaret de la Sagrada Familia, se nos descubren estos tres aspectos mencionados por el Papa Francisco. En este tiempo, aprovechemos de pedir al Señor que llene nuestra vida con su luz, para que, en medio de nuestra vida diaria, especialmente en aquellos momentos cuando sentimos que la penumbra de las situaciones difíciles y amargas, reconozcamos la presencia de Dios que viene a iluminar toda nuestra vida.

Publicado el: 3 enero, 2022