Cinco sacerdotes celebran hoy su aniversario sacerdotal número 20 en nuestra arquidiócesis

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 9 noviembre, 2021

Este martes 9 de noviembre cinco sacerdotes de la Arquidiócesis de la Santísima Concepción celebran su aniversario sacerdotal número 20. Se trata de los padres Claudio Alarcón, Pedro Gómez, Claudio Soto, Juan Fernando García y Juan Zúñiga.

Los cinco fueron ordenados por Monseñor Antonio Moreno en 2001 para realizar su servicio pastoral en nuestra arquidiócesis. 

El Padre Pedro Gómez manifestó que “ha sido un tiempo lleno de bendiciones del Señor” y agradeció a Dios y a “María Santísima, que siempre la he sentido muy cercana e intercediendo por mí, y también a San José”. 

Además, expresó su agradecimiento por todo lo que el Señor ha hecho en este tiempo, “donde he conocido diversas comunidades y parroquias” y envió un saludo a todas las personas que ha acompañado durante sus años de sacerdocio, agradeció su paciencia y se encomendó a sus oraciones. 

El actual Vicario General y párroco de la Parroquia de Lourdes, comenzó su ministerio como vicario parroquial en la Parroquia Sagrada Familia, luego fue párroco en la Parroquia San José de Curanilahue y asumió también la dirección de la Parroquia San Juan María Vianney. Tras un periodo en la zona de Arauco, asumió la rectoría del Seminario de Concepción durante siete años y posteriormente realizó una Licenciatura Canónica en Teología Pastoral en Bogotá, Colombia. 

Por su parte, el Padre Claudio Alarcón, expresó que “han sido 20 años bastante hermosos”, aunque no exentos de altos y bajos, ya que estuvo enfermo. “Hace ya dos años que estuve bien grave y el Señor me permitió seguir acá”.

El actual párroco de la Parroquia San Juan de Mata dijo estar agradecido de Dios, “porque me ha permitido seguir acá, porque ha mostrado su misericordia en mi persona, cuidándome y ahora estando en una parroquia que es hermosa y hay gente muy buena”. 

El Padre Claudio inició su ministerio sacerdotal en la Parroquia Nuestra Señora de la Candelaria de Tomé, luego fue administrador parroquial en la Parroquia Cristo Rey, después estuvo en la Parroquia Santa Cecilia y posteriormente asumió como párroco en la Parroquia de Florida. Luego fue párroco de la Parroquia de Lebu y después en la Parroquia Natividad de María. 

En tanto, el Padre Claudio Soto afirmó estar agradecido de Dios “por esta experiencia maravillosa de poder estar en distintas parroquias, poder participar de la fe de la gente y recibir su cariño”.

Señaló que “ha sido una vida bien plena”,  con dificultades como en cualquier estilo de vida, pero sostuvo que “nunca me he arrepentido de esta opción y simplemente quiero dar gracias a Dios en este día tan importante para mí”.

Asimismo destacó que todos quienes se ordenaron junto a él “seguimos en el sacerdocio, así que también eso es motivo de acción de gracias”. 

El Padre Claudio Soto inició su ministerio sacerdotal en la Parroquia Sagrados Corazones en Talcahuano, después estuvo dos años como formador en el Seminario, luego fue nombrado párroco de la Parroquia de Lebu. Posteriormente estuvo tres años estudiando en Pamplona, España, donde obtuvo su Licenciatura en Derecho Canónico. En 2013 volvió a la Parroquia Sagrados Corazones, pero esta vez como párroco. Y es ahí donde se encuentra actualmente.

Mientras que el Padre Juan Fernando García expresó una “gratitud inmensa a Dios por un don tan inmerecido”, por haberle pedido que consagre su vida como ministro de Jesucristo. En ese contexto recordó su lema de ordenación sacerdotal, que son las últimas palabras de San Juan Bautista de La Salle, «Adoro en todo la voluntad de Dios para conmigo», y dijo que tomó “ese lema del fundador con mucho cariño y con mucho deseo de cumplir la voluntad de Dios”.

Además señaló que está muy agradecido “porque de algún modo yo estoy revivido, porque estuve muy mal, casi me fui de este mundo. Entonces por eso, con mayor motivo doy gracias a Dios”

El Padre Juan Fernando ha dedicado gran parte de su vida a la docencia. Comenzó en el Instituto San José de Cañete como rector, luego estuvo como formador en el Seminario y posteriormente como rector del Liceo La Asunción. También estuvo en parroquias, como la de Coelemu y Florida. Actualmente está dedicado a tiempo completo a hacer clases en la universidad.

“Hoy he estado rodeado de mucho cariño, mi familia, los fieles, la Universidad Católica, la Universidad San Sebastián. Ha sido un día maravilloso en ese sentido”, destacó.

 

Más Iglesia Arquidiocesana