El Papa Francisco Explicó la gran misión de la familia

Publicado el: 18 Diciembre, 2014

En la audiencia general del miércoles 17 de diciembre, el día del cumpleaños del Sumo Pontífice, habló acerca de la importancia de la familia.

La celebración de los 78 años de vida del Papa Francisco, dio un hermoso y acogedor ambiente en la antesala de la audiencia general de esta semana. Los fieles recibieron con mate, un pastel, regalos, tango y muchos ¡Feliz cumpleaños! a Jorge Mario Berglolio.

En la audiencia, el Papa aseguró que la misión de la familia es “hacer lugar a Jesús que viene, recibir a Jesús en la familia, en la persona de los hijos, del marido, de la esposa, de los abuelos, porque Jesús está allí. Recibirlo allí, para que crezca espiritualmente en esa familia”.

En este tiempo de adviento, el Papa tomó como ejemplo el nacimiento de Jesús, y aseguró que lo que sucedió en Nazareth también puede ocurrir en las familias de hoy.Para que el amor sea algo habitual, y la mutua ayuda con el prójimo sean algo cotidiano en la vida de las familias sólo hay que “acoger a Jesús, escucharlo, hablar con Él, custodiarlo, protegerlo, crecer con Él; y así mejorar el mundo”, comentó.

 

Aquí te dejamos un breve extracto de la audiencia de éste miércoles:

Con vistas al Sínodo sobre la familia, que tendrá lugar en el mes de octubre, he decidido dedicar las catequesis de este año a reflexionar sobre la familia, este gran don que Dios dio al mundo desde el principio de la creación. La cercanía de la Navidad nos recuerda que Dios quiso nacer en una familia, en un pequeño y apartado pueblo del Imperio Romano. Jesús permaneció en Nazaret alrededor de 30 años, llevando una vida normal, en el seno de una familia israelita piadosa y trabajadora. Alguno puede pensar: Si vino a redimir al mundo, qué manera de perder el tiempo, ¿no? Y, sin embargo, lo hizo así. Entre otras costumbres de la vida cotidiana, se dedicó al cumplimiento de los deberes sociales y religiosos, el trabajo con José, la escucha de la Escritura y el rezo de los salmos. María y José acogieron con amor a Jesús, teniendo que superar muchas dificultades. Por ello, la suya no era una familia irreal, de fábula. Cuánto podemos aprender de María y de José, y especialmente de su amor a Jesús. Ellos nos ayudan a redescubrir la vocación y la misión de la familia, de toda familia. Cada vez que una familia, en cualquier parte del mundo, acoge este misterio, en ella actúa el misterio del Hijo de Dios que viene a salvar el mundo.

Foto: www.noticiaaldia.com 

© Arzobispado de Concepción