Escuela de la Fe con 17 sedes en invierno

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 24 julio, 2018

La Escuela de la Fe de invierno, en pleno desarrollo, abarcará desde julio hasta agosto, en 17 sedes, algunas de las cuales ya cumplieron su ciclo y otras, como la sede en el Instituto de Humanidades de Concepción, se realiza durante la semana del 23 al 28 de julio, con la dictación de cinco interesantes cursos.

El director de la Escuela de la Fe, Víctor Silva, señaló que “con mucha alegría podemos confirmar que el Espíritu Santo ha vivido con fuerza en la Iglesia. Hemos tenido sedes con 20 y 30 alumnos. Esto continúa hasta agosto y  probablemente se extienda hasta septiembre en nuevas sedes. De lo planificado, como dice el Señor, uno siembra para 10 y  termina recibiendo 30.  Esa es la gran alegría”.

Dijo que este es un proceso de formación laical con profunda raigambre eclesiástica y sinodal. “El camino de regreso a la parroquia, como lo dice el Papa Francisco en Evangelium gaudium, volver a la parroquia, porque es una estructura viva, se confirma en este proceso de la Escuela de la Fe. Fuimos a las parroquias y tenemos tres sedes que ya cumplieron cinco años con este proceso (San Francisco, Buen Pastor y El Carmen, San Vicente de Talcahuano). El resto, se ha ido sumando en el tiempo, en este proceso que se inició y no tiene vuelta atrás, sino que tiene su mirada hacia adelante y con esperanza en Cristo. El desafío que de aquí y, en un tiempo más, todas las  parroquias tengan, a lo menos, una sede. Hemos comprobado, además, que tenemos parroquias como la Ascensión del Señor, que cuenta con dos sedes, en épocas distintas e incluso, los fieles pueden pasar de una sede a otra. Este es un proceso muy arraigado en esta  nueva etapa de la Iglesia pos sinodal”, recalcó el director.

Explicó que “las escuelas de fe partieron teniendo una malla absolutamente rígida, donde había que pasar de un curso al otro y lo que estamos proponiendo ahora es que cada comunidad parroquial tenga un itinerario formativo, donde ellos puedan decidir dentro de ciertos límites, cuáles son los cursos y metodologías que mejor les sirven para servir. Porque la formación sólo por la formación no tiene sentido. La formación debe ser una herramienta para nuestro servicio en las distintas pastorales, en las distintas actividades, en la catequesis, sean cada vez más rico para la gloria del Señor”.

Etapa de verano

Silva indicó que “estamos terminando con la Escuela de Invierno, pero pensando en la planificación de verano. Hay al menos dos parroquias con las que estamos no sólo en este invierno, sino el verano y el verano de 2020. Son itinerarios de formación. A fines de septiembre u octubre, tendremos claridad de lo que vendrá para el verano 2019. Esperamos que nuevas parroquias se sumen a esta hermosa experiencia de llevar  la formación a su comunidad”.

Comentó que “el espíritu Santo sopla con fuerza. Hubo un momento en que tuvimos varias sedes en la periferia (Ñipas, Yumbel, Cabrero) y por diversas razones dejan de funcionar, pero luego las retomamos. Actualmente tenemos escuelas en Santa Juana, en Lota, Cabrero y Yumbel, en Hualqui. Hay parroquias que comenzarán a dar escuelas de la fe para niños, durante la primavera, con lo es una gran noticia”.

Reconoció que “estamos en deuda con Arauco. Tuvimos presencia durante un tiempo.  Tenemos déficit de expositores. Tenemos mucha mies y nos hacen falta muchos obreros, pero lo hermoso que con los pocos obreros hacemos buen pan. Con  ese pan de la formación queremos llegar a toda la diócesis. Hay que dar los pasos con calma y la necesidad que se tiene y con la premura que nos impone la caridad. La formación es una obligación de caridad y la caridad dice san Pablo nos obliga y nos impulsa generosamente”, concluyó.

Más Iglesia Arquidiocesana