Catequesis sobre la familia: “Hay una imagen y semejanza que es pura belleza trinitaria”

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 8 noviembre, 2021

Durante la Jornada de la Familia, que se vivió ayer 7 de noviembre en la Parroquia Nuestra Señora de la Candelaria, se realizaron diversas actividades, una de ellas estuvo a cargo de la académica de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Soledad Aravena

En la instancia, la docente de la Facultad de Estudios Teológicos y Filosofía, reflexionó acerca de la familia y también se refirió al camino sinodal y a cómo este involucra a toda la “familia cristiana”. 

Aravena habló de la dimensión trinitaria de Dios, que “su perfección consiste en ser una comunidad perfecta de amor, porque es pura entrega” y dijo que “si el hombre es imagen y semejanza de ese Dios, entonces, en nosotros también ha de vivirse esa comunión” y que “el lugar por antonomasia de esta comunión ha de ser la familia”. 

“En el matrimonio y la familia hay una imagen y semejanza que es pura belleza trinitaria”, destacó. En este contexto, señaló que de las relaciones recíprocas, amorosas y generosas, “los hijos van aprendiendo la experiencia humana, que les permite descubrir posteriormente su propia humanidad”. 

La académica agregó que “la comunidad humana del yo y del tú, que se abre al nosotros, es la puerta de entrada al Tú divino que también es relación” y recordó las palabras de Jesús en el Evangelio, cuando cuestionaba a quienes decían amar a Dios, a quién no ven, si antes no amaban al hermano, a quien sí ven.  “La exigencia del amor a Dios nace, crece y se desarrolla en la comunidad que por excelencia es la familia”, expresó.

Soledad Aravena destacó que la actual crisis de la modernidad no es una crisis exclusivamente relacionada con el ateísmo, la secularización o el abandono de lo sagrado, sino que “es ante todo una crisis de comunidad”, pues al perderse “la noción de persona como común unión se ha perdido también la comunión humana”. 

Y sin comunidad “¿puede haber espacio para Dios? Entonces, la crisis actual, es una crisis de comunidad. Si no creemos en el otro a quién vemos, cómo podemos creer en aquél que aparentemente no vemos”, añadió. 

En ese contexto, efectuó un llamado señalando que recuperar la fe en Dios es también recuperar la fe en la propia comunidad humana, por lo que es “prioridad restablecer las comunidades de origen. Lo que se traduce en leyes, discursos y prácticas que favorezcan la vida en familia en todo quehacer social”

En relación al Sínodo afirmó que “es tremendamente único y particular”, porque involucra a toda la Iglesia en su conjunto, como una gran familia, y también porque -aunque suena extraño- está dedicado a la sinodalidad, mostrando “la urgente necesidad de salir del yo en la Iglesia para abrirse a un auténtico nosotros eclesial”. 

“Esto significa, comenzar a caminar en una Iglesia con nuevas prácticas comunitarias donde se instale una cultura en la que todos sus miembros, desde el Obispo de Roma a los laicos y laicas de todas las iglesias particulares, puedan expresar sus angustias y esperanzas, así como su forma de ser Iglesia y, sean realmente tomadas en cuenta. Es decir, salir de la cultura de la obediencia, a la cultura del encuentro. En efecto, esto promocionará nuevas prácticas con consecuencias eclesiológicas y pastorales más participativas, donde todos estén involucrados como familia cristiana”, destacó.

Si quieres escuchar completa la Catequesis sobre la Familia puedes hacerlo en este enlace

Más Iglesia Arquidiocesana