Monseñor Fernando Chomali cumple 30 años de vida sacerdotal

Más Noticias

Publicado el: 6 abril, 2021

Hoy, 6 de abril de 2021, con alegría e inmensa gratitud, se conmemoran los 30 años de sacerdocio, y 15 como electo obispo, de Monseñor Fernando Chomali Garib.

El Arzobispo de Concepción nació el 10 de marzo de 1957 en Santiago de Chile. Cursó sus estudios primarios y secundarios en la Alianza Francesa y en el Instituto Nacional. Recibió su título de Ingeniero Civil en 1981 en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Ingresó al Seminario Pontificio Mayor de Santiago en 1984 y fue ordenado sacerdote por el Arzobispo de Santiago, cardenal Carlos Oviedo Cavada, el 6 de abril de 1991.

Obtuvo su Licenciatura en Teología Moral de la Academia Alfonsiana, de la Pontificia Universidad Lateranense de Roma en 1993, y posteriormente, en 1994, el grado de Doctor en Sagrada Teología, de la Pontificia Universidad Gregoriana, de Roma. En 1998 le fue otorgado el grado de Master en Bioética por el Instituto Juan Pablo II, de la Pontificia Universidad Lateranense.

Desde el año 2001 es miembro de la Pontificia Academia para la Vida (Dicasterio de la Santa Sede) y desde el año 2010 es miembro del Comité Directivo de dicha Academia vaticana.

El 6 de abril de 2006 el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo auxiliar de Santiago. Recibió la ordenación episcopal de manos del entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad en Chile, Mons. Aldo Cavalli.

El 20 de abril de 2011 el Santo Padre Benedicto XVI lo nombró Arzobispo de la Santísima Concepción. Tomó posesión de la Arquidiócesis el 28 de mayo de 2011.

Agradecimientos

En esta fecha tan especial, Monseñor Fernando Chomali agradeció a Dios, a la comunidades que lo han acompañado y a su familia. «Hoy cumplo 30 años como sacerdote y 15 como electo obispo. Quiero dar gracias a Dios por estos años, a las comunidades que me han acompañado y a mi familia. Quiero pedir perdón de corazón por todas mis faltas, mis debilidades y mis pecados, y pedirle al Señor que nunca me separe de él, que siempre me de ánimo y alegría para seguir anunciando el Evangelio, que nunca me olvide de las bienaventuranzas y le pido a Él que me regale la gracia de vivir el mandamiento principal de amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a mí mismo».

Antes de finalizar su mensaje, dijo: «Y a los jóvenes les digo: ánimo, atrévanse esta es una hermosa vocación, vale la pena vivir como sacerdote, a Él le doy honor y gloria, por los siglos de los siglos. Qué Dios los bendiga, recen por mí». 

 

Más Noticias