Pbro. Luis Morales tomó posesión de la parroquia Cristo Salvador

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 21 febrero, 2019

Con inmensa alegría, el presbítero Luis Morales Medina, tras hacer su profesión de fe y juramento de fidelidad, tomó posesión de la parroquia Cristo Salvador, en la población Gaete, en Talcahuano, durante la celebración de una Eucaristía que presidió monseñor Fernando Chomali.

La alegría del padre Luis nace del hecho que él vivió en población Gaete y recibió su formación y catequesis en esta parroquia. “Es, además, un nuevo desafío, porque cada parroquia tiene sus características propias. Esta es mi parroquia de origen. Yo viví aquí desde niño y venía a la catequesis y a la celebración de la misa con mi familia, cuando estaba el padre Bernardo Shroer”, recordó.

Dijo sentir mucha emoción llegar a trabajar como párroco. “Aquí me inicié y desde aquí, me fui al Seminario. Es una alegría llegar, porque además mucha gente me conoce y aún hay personas que recuerdan mi paso por aquí”, afirmó, enfatizando su felicidad y  agradecimiento a Dios y al Arzobispo, por su confianza de nombrarlo en Gaete. “Asumo con fe, esperanza y alegría, dispuesto a seguir sirviendo”, subrayó, mientras recibía el saludo y cariño de quienes asistieron a la Misa, celebración en la que concelebró el presbítero Mauricio Aguayo, vicario de Pastoral de la Arquidiócesis.

El sábado 23 de febrero, el padre Luis asume también la administración de la parroquia  Todos los Santos, en el sector Arenal. “Para mí, el sacerdocio ha sido una experiencia enriquecedora, con ésta, se suman 8 parroquias, en las que he servido como párroco y en otras como vicario (Sagrados Corazones y Nuestra Señora del Carmen de san Vicente). “Comencé en la parroquia san Juan María Vianney, en Los Álamos, en el año 1989; posteriormente, estuve cinco años en la parroquia San José de Arauco; otros seis años en la parroquia El Carmen de Cañete y seis años en Coelemu, para continuar en San Juan de Mata, y en la parroquia Todos los Santos”, recordó.

En su homilía, Monseñor Chomali expresó que “da mucha alegría y esperanza, porque el padre Luis se formó aquí y la razón de que esté hoy presente, acompañado por el  padre Germán Hermosilla, párroco de Tomé, es porque el padre Luis fue su catequista de primera comunión y confirmación en esta parroquia de Gaete”.

Luego reflexionó, en torno al Evangelio, que “dejémonos tocar por Jesús, porque cuando Jesús toca, transforma el alma, transforma nuestras cegueras, transforma nuestros rencores, transforma nuestras manos para estar al servicio de los demás”.  Dijo a los asistentes que “el padre Luis no llega como un jefe, él es un hermano de comunidad,  que junto con el carisma que Dios le ha regalo en el sacerdocio, va en busca de las personas para que Jesús los toque. Cuiden al padre Luis; él es un hombre como todos, con virtudes y defectos, es un ser humano. No endiosarlo, sino respetarlo. Ustedes tienen mucho que enseñar. El viene a servir y a aprender”, concluyó.

Más Iglesia Arquidiocesana