Una mamá primorosa que tiene en el corazón el bien de los propios hijos, capaz de dar la vida por ellos, es la Iglesia

Publicado el: 3 Septiembre, 2014

En la catequesis de este miércoles el Papa Francisco destacó la importancia de la maternidad de la Iglesia.Con el pedido de que los fieles invoquen la intercesión de María, para “aprender de ella esa ternura que nos permite ser testigos de la maternidad de la Iglesia” el Obispo de Roma concluyó su catequesis en la que afirmó que “Nadie se hace cristiano a sí mismo: nacemos y crecemos en la fe dentro del pueblo de Dios. Por eso decimos que la Iglesia es Madre, porque nos da vida en Cristo y nos hace vivir junto a otros hermanos en la comunión del Espíritu Santo”.

Francisco se refirió a la Iglesia tomando la imagen de María: “El nacimiento de Jesús en el seno de María como primogénito de muchos hermanos es como el preludio de la vida nueva que reciben los cristianos en el bautismo. La Iglesia también es madre porque nos cuida como hijos y nos indica el camino de la salvación. Nos alimenta y nos sostiene con los sacramentos; nos ilumina con la luz del Evangelio, orientándonos al bien y animándonos en los momentos de oscuridad y nos defiende de las asechanzas del maligno, exhortándonos a la vigilancia para no sucumbir a sus seducciones”.

Así la Iglesia, expresó el Papa, es una madre tierna que, como la Virgen María, tiene en el corazón el bien de sus hijos. Exhortando: “Queridos hermanos, no olvidemos que la Iglesia somos todos los bautizados, y que su maternidad se expresa también en nuestra capacidad de acoger, de perdonar, de infundir ánimo y esperanza”.

Jesuita Guillermo Ortiz –RADIO VATICANA

© Arzobispado de Concepción