Nuestra Historia

El Papa Pío IV creó la Diócesis de la Santísima Concepción el 22 de mayo de 1563, con su sede en La Imperial (actualmente en el territorio de la comuna de Carahue). Concepción fue elevada a Arquidiócesis el 20 de mayo de 1939.

 

Personas y hechos que marcaron nuestra Iglesia

Fray Antonio de San Miguel Avendaño y Paz fue el primer obispo y fundador. Nació en Salamanca, España, hacia 1520. Vistió el hábito franciscano y pasó a Perú. Fue elegido obispo de La Imperial por Pío IV y consagrado en Lima en 1567, tomando posesión de la diócesis el 17 de septiembre de 1568. Fue un infatigable organizador y un gran defensor de los derechos de la Iglesia y de su independencia. Fue trasladado a Quito en 1587 por el Papa Sixto V.

Agustín de Cisneros (1521-1595): Primer Vicario General. Fundó el Seminario diocesano y fue su primer Rector.

Pbro. Andrés Torres de Viveros: Siendo párroco de la ciudad de Villarrica, fue martirizado por los indígenas cuando éstos realizaron la gran sublevación a fines del siglo XVI.

Pbro. Diego de Valdenegro: Primer joven nacido en Chile que realizó sus estudios eclesiásticos en la Diócesis, entre 1568 y 1572.

Padre Luis de Valdivia sj (1561-1642): Sostuvo la teoría de la guerra defensiva según la cual los españoles no podían atacar a los indios araucanos, ni pasar la línea del Bío-Bío; los naturales tampoco pasarían hacia el norte de ese límite y quedaban obligados a permitir la predicación del Evangelio entre ellos. El rey le confió en 1612 el gobierno de La Imperial, vacante en aquel entonces y le otorgó jurisdicción delegada para Concepción. Se convirtió, así, en el verdadero jefe del país y árbitro supremo en lo referente a la guerra. Obtuvo la derogación de la Real Cédula que esclavizaba a los indígenas rebeldes y el nombramiento de Alonso de Rivera, como gobernador. Con el envío de 10 jesuitas a Arauco y la notificación del nuevo plan de guerra defensiva, los indígenas hicieron la paz.

 

© Arzobispado de Concepción