«Aguchita»: Estrenan documental de mártir peruana en la defensa del pueblo amazónico

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 14 febrero, 2022

«Aguchita», así se titula el documental que relata el testimonio de la religiosa peruana Agustina Rivas. Una producción de la Red Eclesial Panamazónica, REPAM, y la Asociación Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación, SIGNIS ALC. El documental que hace parte de la serie “La Vida por la Amazonía” se estrenó este 14 de febrero.

Dirigido por el comunicador y documentalista peruano Fernando Valdivia, el documental recoge los testimonios de las personas que conocieron y trabajaron con la religiosa.

El rodaje se efectuó en locaciones reales, lugares en donde trabajó Aguchita, proceso en el que estuvieron estrechamente ligados la Congregación del Buen Pastor, el Vicariato Apostólico de San Ramón y el CAAAP – Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica-, además de la productora Teleandes.

La vida por la Amazonía: una serie

«Aguchita» es el séptimo capítulo de la serie documental “La vida por la Amazonía”, producciones que se proponen acercar a la población las acciones, el pensamiento y el espíritu que animaba la vida de estos mártires y motivar reflexiones sobre la lucha de derechos y la defensa de la vida y del territorio. Se trata de inspirar el acompañamiento de los procesos de liberación de las poblaciones amazónicas siendo sujetos de transformación en la sociedad y en la Iglesia.

Hasta el momento, la serie cuenta con 6 capítulos: Labaka (Ecuador); Kiwxi, Cleusa Rody Coelho y Ezequiel Ramin (Brasil); Alcides Jiménez (Colombia); y Nicolasa Nosa (Bolivia).

Misionera y mártir

La hermana Agustina Rivas, más conocida como Aguchita, se consagró en la Comunidad del Buen Pastor, su beatificación fue aprobada por el Papa Francisco, luego de que la Congregación para las Causas de los Santos reconociera el martirio de la Sierva de Dios.

La misionera, cuyo nombre original fue Antonia Luzmila Rivas López, fue asesinada por el grupo Sendero Luminoso, el 27 de septiembre de 1990, mientras cumplía su misión pastoral en el pueblo Ashaninka ubicado  en la localidad de La Florida, región de la selva central del Perú.

Aguchita entregó su apostolado a la asistencia en salud, la educación y alfabetizando esencialmente a mujeres, a las que promovió a través de proyectos de capacitación productiva, organizando clubes juveniles y catequesis familiares en las comunidades rurales del pueblo del Valle del Yurinaqui, en el departamento de Junín – Perú.

Fuente: ADN Celam

Más Iglesia Arquidiocesana