Ajedrez: una herramienta para la vida de los jóvenes

Más Noticias

Publicado el: 18 junio, 2021

El Instituto de Humanidades de Concepción participa semanalmente de  torneos de ajedrez organizados por Patricio Muñoz, profesor de ajedrez del Instituto, quien además dirige talleres de la misma disciplina para niños, niñas y jóvenes de todo el establecimiento educacional, abarcando desde kínder hasta educación media.

Los torneos se realizan tres días a la semana y en ellos participan otras instituciones educativas de forma permanente. Los lunes están a cargo del Instituto, la sesión dura 90 minutos y en ella los estudiantes juegan por el primer, segundo y tercer lugar de la competencia.

En esta oportunidad participaron 14 estudiantes y  los ganadores fueron: Martín Cheita, primer lugar, estudiante de la Escuela El Saber de Nacimiento; Amanda Edith, segundo lugar, alumna del Colegio Inmaculada de Concepción; y en tercer lugar calificó Pedro Hernández del Colegio Inglés St. John ‘s.

Para las partidas online los estudiantes juegan a través de Lichess, plataforma especializada en torneos de ajedrez. Lichess es usada por el profesor tanto para partidas como para clases. En ella, el docente puede ver todos los movimientos de los estudiantes en el tablero, por lo que recomendar estrategias, sugerir ideas y guiar el proceso es parte constante de la clase.

Patricio Muñoz además de profesor es árbitro nacional de la disciplina certificado por la Federación Internacional de Ajedrez (Fide). Sumado a esto, se encuentra a pasos de obtener el título de “árbitro Fide” el cual otorga la posibilidad de organizar torneos internacionales en Chile.

Beneficios educativos

Los beneficios educativos del ajedrez son varios, se ha demostrado a lo largo de los años que mejora habilidades cognitivas y lógico matemáticas tanto en  jóvenes como adultos.

“Un niño que practica ajedrez regularmente mejora notablemente su capacidad de concentración. Para muchos niños la primera meta es estar sentados 15 minutos en una silla. Asimismo, la resiliencia ante el error es vital, el saber levantarse y seguir adelante pese a la pérdida”, comentó Patricio Muñoz.

Para muchos el ajedrez nace como una pasión y Patricio, dió sus primeros pasos en el juego observando a su tía en una partida. Fue tal el gusto al ver el la lógica del juego que memorizó los movimientos camino a casa imaginando el tablero en el techo, repitiendo una y otra vez la partida que observó por primera vez.

Fue así que, cuando visitó nuevamente a su familiar, comentó que había memorizado el juego y que él ya sabía cómo mover las piezas. Ese fue el inicio de una larga carrera en el ajedrez que benefició a sus vecinos y compañeros de colegio, ya que al no tener con quien jugar decidió enseñarle a sus cercanos para poder competir. De esta forma, el docente se ha relacionado durante años con la enseñanza del ajedrez, expandiendo su pasión a cientos de jóvenes y adultos.

 

Más Noticias