Arzobispo llamó a “ser cauce y no dique” para enseñar el Evangelio

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 23 diciembre, 2019

“Ser cauce y no dique” en la evangelización, fue el llamado de monseñor Fernando Chomali, en su mensaje, en la celebración de la Misa con el personal del Arzobispado de Concepción, en el contexto de la Navidad.

La celebración se desarrolló en la parroquia Del Sagrario y estuvo concelebrada por el vicario general, padre Pedro Gómez; por el párroco y secretario canciller de la Curia, padre Roberto Valderrama y por el vicario de Pastoral de Juventud, Víctor Álvarez.

A la Misa asistió el personal de distintas dependencias del Arzobispado (educación pastoral social, agentes, eclesial y administración). Durante las ofrendas, funcionarios llevaron al altar una bandera chilena con varios mensajes, y una planta cultivada en el invernadero Simón de Cirene. Al concluir la eucaristía, cada persona recibió un pequeño cirio como signo de fraternidad, para posteriormente compartir un desayuno navideño.

En su homilía, Monseñor Chomali  recalcó que “la Iglesia está llamada a anunciar el Evangelio” y que en los tiempos actuales la evangelización debe asumirse con nuevas formas y métodos. Agregó que, en ese sentido, “la Iglesia ha incursionado en el mundo de la educación para anunciar el evangelio”. Asimismo, dijo que la Iglesia se empeña en las obras sociales.

El Arzobispo agradeció, de manera especial, el gesto de todo el personal de destinar, este año, un presupuesto institucional del desayuno de Navidad, para ayudar a los más necesitados (se compraron pañales para adultos mayores de hogares de la Iglesia). “Espero que, el próximo año, se organicen de manera que todas las personas que trabajan en el Arzobispado, tengan un apostolado o voluntariado.  Se nos tiene que notar que nosotros  ponemos nuestras capacidades profesionales y nuestros dones,  al servicio de la evangelización”, subrayó.

Citando el mensaje del Papa Francisco a la Curia Romana, en el contexto de Navidad, que “el Señor nos pide que no seamos obstáculo a  su obra, que se manifiesta a través del  Espíritu Santo, sino que seamos cauce y no dique; hagamos discernimiento. Es un gran desafío. Lo decimos en el Padre  Nuestro – Hágase Tu voluntad y no  nuestra voluntad-. Este es un trabajo de todos”.

Más Iglesia Arquidiocesana