Arzobispo presidió IV Aniversario de los Madrugadores de Chiguayante

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 18 marzo, 2019

Con palabras de agradecimiento, destacando el compromiso de los varones con la fe en Dios y la Iglesia, monseñor Fernando Chomali, presidió la eucaristía con motivo del IV Aniversario de la comunidad de Los Madrugadores, que se efectuó en la parroquia San Pablo de Chiguayante.

Los grupos madrugadores  nacieron gracias a la iniciativa de dos  jóvenes (Octavio Galarce y Ramiro Bravo), en Rancagua, en  mayo 1989, previo a la inauguración del santuario de Schoenstatt, el que permanecería abierto todo el día  y  en mérito a la  necesidad  de  “hacer Guardia a la Virgen; Mater tres veces Admirable”. Si  embargo, teniendo el interés de participar, surgió la  dificultad del horario,  por sus trabajos, entonces se propuso participar los sábados, a las 07 de la mañana. De allí nació el nombre de Madrugadores.

Esta  “corriente de vida mariana”, como es llamada, integrado solamente  por varones,  ha  ido creciendo  en sus  casi 30 años en Chile  y en el extranjero y constituye  un importante adhesión de varones a la  oración matutina.   Pese a  tener un nacimiento  en la  congregación Schoenstatt fundada por el  sacerdote José Kentenich, más del 70 %  de  los grupos, no pertenecen a  esta congregación.

En  la parroquia “San Pablo” de  Chiguayante, hace  cuatro años y  solamente  con 4  fieles  nació un nuevo grupo y que  fue  apadrinado por  su  similar de la parroquia Santa Cecilia de Talcahuano, precisamente en sus inicios, por lazo familiar de  Ricardo Barra Novoa  con sus hermanos  José y Héctor   residentes  en dicha comunidad.

La  primera madrugada fue en el Santuario de  Schoenstatt de Montahue asistiendo  Luis Muñoz,  Luis Larenas, Alejandro Vidal  y  Jorge Fuentes, ocasión en que un grupo  realizaba  su compromiso de  Alianza de Amor con  la Mater. A la  fecha, son 30  los varones  que madrugan a rezar cada 15 días. Actualmente  el coordinador del grupo es Moisés Muñoz.

El sábado 16 de marzo, luego del Santo Rosario, se dio inicio a la eucaristía  que presidió monseñor Fernando Chomali, quien  en  su mensaje  destacó  el  entusiasmo con  estos  varones demuestran su fe  y confianza  en Dios  y la intercesión de la Madre de  Jesús. Al mismo tiempo  enfatizó  la devoción que   luego de una  jornada  semanal de trabajo, se dan  el tiempo para rezar tempranamente,  mientras  otros descansan. En relación a las lecturas de la liturgia  enfatizó la condición del creyente  en ser consecuente  y perseverante en  el  servicio  a los demás, no encerrándose en sí mismo, que trae como consecuencia enfermarse, más bien  se debe  abrir caminos  al prójimo.

 

Más Iglesia Arquidiocesana