Con Novena se inicia festividad de San Sebastián en Yumbel

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 11 marzo, 2020

La comunidad de Yumbel comienza a prepararse para la festividad del 20 de marzo o “20 Chico”, en el santuario de San Sebastián. Este miércoles 11 de marzo se dio inicio a la Novena, con el traslado de la imagen desde el templo al campo de oración.

El párroco y rector del santuario, padre Claudio Placencia, informó que todo está preparado para comenzar a recibir peregrinos que, al igual que el 20 de enero, se acogerán miles de peregrinos desde distintos puntos de la región y del país.

La Novena comenzó este miércoles 11, a las 16:30 horas,  con la bajada  de la imagen de san Sebastián, desde el altar en el templo parroquial, para luego realizar una breve exposición de la imagen a la comunidad. Alrededor de las 17:30 horas, se realizó el traslado de la imagen desde el atrio del templo hasta la Ermita, en la ciudad de Yumbel. Desde allí, a las 18:00 horas comenzó una procesión por calles de la ciudad hasta el campo de oración, para dar inicio a la Santa Misa, a las 18:00 horas.

Cada día de la Novena, predicará el presbítero Johan Escobar Valdés, actual párroco de Florida, quien aborda, en su reflexión,  el tema de “En Jesús renacen la justicia, la paz y la esperanza”, en torno a la exhortación apostólica post sinodal Christus Vivit (Cristo vive) del Papa Francisco, dirigida a los jóvenes y a todo el pueblo de Dios.  El lema de la festividad es “Con san Sebastián renovemos nuestra Iglesia, sembrando esperanza, diálogo y amor”.

La Novena culminará el 19 de marzo, para dar paso a la festividad del 20, con celebración de misas desde las primeras horas de la madrugada.

El padre Claudio adelantó que el santuario prolongará la celebración por todo el fin de semana – 21 y 22 de marzo – por la gran cantidad de fieles y peregrinos que llegarán en esos días y para ello.

“Los peregrinos que llegan al santuario, vienen a pedir la intercesión de san Sebastián. Los peregrinos llegan con fe frente a las distintas situaciones de la vida, ya sea por trabajo, enfermedad y muchos llegan a agradecer por la vida, por la familia; son tantas las realidades. Es una tradición que se transmite de familia en familia. Impresiona cómo el peregrino viene a cumplir con su manda, espera la eucaristía, busca el sacramento de la reconciliación, lleva objetos de piedad. En definitiva, llegan a renovar la fe de la Iglesia”, comentó.

 

Más Iglesia Arquidiocesana