Con pañuelos blancos se celebró a la Virgen de la Candelaria madre de la esperanza

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 2 febrero, 2020

Bajo el lema “Virgen de la Candelaria, reina de la paz, madre de la esperanza”, se celebró la festividad que reunió a centenares de peregrinos de distintos puntos de la zona, este domingo 2 de febrero, con la tradicional procesión.

Durante los días previos, se desarrolló la novena en honor a la Virgen y hubo también actividades culturales, que mantiene viva la tradición.

El domingo último, se celebró la procesión, acción que presidió monseñor Fernando Chomali junto al párroco, padre Mauricio Aguayo. En su homilía, Monseñor reflexionó en torno a la Luz de Jesucristo. “Hoy tenemos una gran tarea en nuestra vida. Jesucristo es la luz del mundo”, enfatizó.

En su mensaje resaltó que “todo lo ocurre en Chile es fruto de un corazón de piedra y de  corazones oscuros que no están iluminados por la luz de Cristo. La luz de Cristo nos lleva a ser honrados y a pensar en el bien común .La luz de  Cristo nos anima a vivir el mandamiento del amor y nos conduce por buen camino”.

Subrayó que “la luz de cristo ilumina la inteligencia (es unos de los dones del Espíritu Santo es la inteligencia)”, añadiendo que “en Chile, hace falta mucha sabiduría. Recemos para que a tiempo y destiempo quienes tienen responsabilidades tengan sabiduría”.

Dijo, además, que “estamos llamados a ser luz, y la luz en la Iglesia se manifiesta a través de palabras, pero por cierto, a través de obras. A nosotros nos conocerán por nuestras obras. Estamos en un momento decisivo, en que tenemos que mostrar la belleza de creer, de esperar y de amar, a través de nuestro testimonio  para hablar de Jesucristo y promover la fe y promover un mundo nuevo. Esta es una tarea que corresponde a cada uno de nosotros”.

El padre Mauricio Aguayo sostuvo que “el signo propio de esta fiesta es la luz, que se refleja en las velas y por motivo del viento, se usaron pañuelos blancos”, recordando que en ese sentido, el lema ha sido “Virgen de la Candelaria, reina de la paz, madre de la esperanza, para recordar que en ella encontremos la intercesión ideal, para que en  ella renueve, el Señor, rey de la paz, renueve  nuestra esperanza  y renueve  la paz y la justicia  en Chile”.

Más Iglesia Arquidiocesana