«El anhelo de cada familia es esforzarse para tener un buen trabajo»

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 1 mayo, 2020

«Ir en ayuda de aquellos que tienen un solo ingreso», dijo el Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Chomali, durante la celebración de la Misa Online, por el Día Internacional del Trabajo.
Monseñor, comenzó su homilía agradeciendo a la Vicaría Pastoral Social por su trabajo y a la Parroquia Del Sagrario por facilitar sus instalaciones. Dentro de ella destacó los siguientes puntos:

1. Dios crea al hombre y a la mujer, a su imagen y semejanza y le da una tarea que es la fuente y felicidad del ser humano: Amar y trabajar: “Amar y trabajar son los espacios de nuestra vida que nos dan más alegría, y que a la vez, nos producen mas tristeza”. Además, “amar y trabajar constituye el test para ver como está una sociedad”.

2. Origen del día internacional del trabajo: “Surge producto de una revolución en plano de la revolución industrial, cuando tantas personas buscando mejor vida se iban del campo a la ciudad”. Agrega que junto a ello: “hubo mucho abuso de hombres, mujeres y niños, que tenían el deber de trabajar y no contaban con ningún derecho». “El 1 de mayo es feriado porque recuerda un cambio estructural porque el trabajo está al servicio del hombre y no el hombre al servicio del trabajo” (…) “El trabajo está al servicio de la familia y no la familia al servicio de la familia”.

3. Doctrina Social de la Iglesia: La Iglesia cuenta con documentos acerca del trabajo y tal vez el más notable es laborem exercens de Juan Pablo II donde plantea que “si queremos conocer el estado de una sociedad debemos mirar lo que acontece en el trabajo de sus habitantes” (…) “El anhelo de cada familia es esforzarse para tener un buen trabajo suficientemente remunerado para vivir dignamente”.

4. Crisis Económica y sanitaria: “Hay un problema de salud muy importante, el coronavirus, pero también problema social importante que son muchas las empresas e instituciones que han visto mermados sus ingresos y han tenido que disminuir los salarios y por ello, muchos los chilenos que han quedo sin su sueldo”.

5. Labor del Estado en la crisis:Laborem exercens decía que el Estado es un empresario indirecto, las políticas publicas deben estar enfocadas para que a las personas no les falte la fuente de ingreso para vivir dignamente”.

6. Situación de personas vulnerables: “Si bien hay falta de trabajo, me emociona la situación de las personas que además de no tener trabajo, están en la más absoluta indefensión: los adultos mayores solos, postrados, enfermos, los migrantes aquellas personas que tienen capacidades diferentes”.

7. Recuperar el sentido del trabajo: El trabajo tiene tres dimensiones fundamentales: Primera: Lugar de desarrollo de las personas. No es solo importante tener un trabajo, sino que hacerlo lo mejor posible porque es ahí donde se juega el crecimiento personal segundo lugar una dimensión familiar y tercer lugar dimensión social en virtud de que todo lo que hagamos va a repercutir en los demás”.

8. Trabajo de la mujer: “Para muchas de ellas no ha resultado fácil compatibilizar la vida familiar y laboral. Sobre todo cuando son jefas de hogar. En esta misa rezaré especialmente por ellas. Porque son muchas las que su único ingreso familiar era el trabajo y cuando lo han perdido han quedado en la más absoluta indefensión”.

9. Promover y ayudar a quienes tienen un solo ingreso en la familia: “Ese es el foco que todas las empresas tienen que cuidar atentamente, porque hay trabajadores que tienen otros ingresos del marido, de la mujer, tienen los hijos grandes. Pero hay otras que tienen un solo ingreso, a esas personas hay que cuidar porque de ellas va a depender el alimento de la vida cotidiana».

10. Acción solidaria de la Iglesia de Concepción: “Estamos empeñados a que nadie le falte el pan en la mesa. Por eso, estamos en una fuerte campaña que se llama: ‘Alimentemos a Jesús'». Señaló que como Iglesia de Concepción, estamos colaborando con aquellos que debido a la situación actual no encuentran trabajo y no puedan sustentarse por sí mismos.

Monseñor Fernando finalizó su homilía agradeciendo a todas las personas que han trabajado durante su vida, y que gracias a su trabajo y creatividad, hicieron posible la Misa y su transmisión online.

Más Iglesia Arquidiocesana