El Papa a Congreso Teológico: unir la altura del pensamiento a la humildad de corazón

Más Santa Sede

Publicado el: 21 septiembre, 2021

“El inmenso poder salvífico que se libera de la debilidad de la Cruz indica a la teología la importancia de un estilo que sepa unir la altura del pensamiento con la humildad del corazón”: lo dice el Papa a los participantes en el Congreso Teológico Internacional que inicia hoy en la Pontificia Universidad Lateranense. Francisco manifiesta la esperanza de que la iniciativa contribuya a «una lectura renovada de los desafíos contemporáneos a la luz de la Sabiduría de la Cruz».

Ciudad del Vaticano

Desde este 21 de septiembre y hasta el viernes 24 tiene lugar en la Pontificia Universidad Lateranense un Congreso Teológico Internacional, en el marco de las Celebraciones Jubilares del Tercer Centenario de la Fundación de la Congregación Pasionista, bajo el tema «La sabiduría de la cruz en un mundo plural», con el objetivo de profundizar en la actualidad de la Cruz en el contexto de los múltiples areópagos contemporáneos. A los participantes, y recordando estas premisas, se dirige el Papa Francisco en un mensaje al Superior General de la Congregación de la Pasión de Jesucristo, el padre Joachin Rego C.P.

En el Crucificado todas las dimensiones humanas abrazadas por Dios

En el mismo, el Santo Padre hace presente que la actualidad de la cruz responde al deseo de San Pablo de la Cruz, fundador de los Pasionistas, de «esforzarse para que el Misterio Pascual, centro de la fe cristiana y del carisma de la Familia Religiosa Pasionista, se irradie y se difunda como respuesta a la Caridad divina y para que salga al encuentro de las expectativas y esperanzas del mundo». Recuerda que el Apóstol Pablo “habla de la anchura, la largura, la altura y la profundidad del amor de Cristo», (cf. Ef 3,18).

Contemplando al Crucificado, – escribe el Pontífice – vemos todas las dimensiones humanas abrazadas por la misericordia de Dios.

Unir la altura del pensamiento a la humildad del corazón

“El amor kenótico de Jesús”, vale decir, el vaciamiento de la voluntad del Maestro para ser completamente receptivo a la voluntad de Dios Padre, y “compasivo”, añade el Papa, “toca, a través de la Cruz, los cuatro puntos cardinales y alcanza los extremos de nuestra condición, uniendo inseparablemente la relación vertical con Dios y la horizontal con los hombres, en una fraternidad que la muerte de Jesús hizo definitivamente universal”.

“El inmenso poder salvífico que se libera de la debilidad de la Cruz indica a la teología la importancia de un estilo que sepa unir la altura del pensamiento con la humildad del corazón”.

Esto porque “frente al Crucificado, también se le invita a dirigirse a la condición más frágil y concreta del hombre y a renunciar a las modalidades e intentos polémicos, compartiendo con ánimo alegre el esfuerzo del estudio y buscando con confianza las preciosas semillas que la Palabra siembra en pluralidad discontinua y a veces contradictoria de la cultura”, afirma el Santo Padre.

La actualidad de la Cruz

Lo arriba dicho es el motivo por el cual “la Cruz del Señor, fuente de salvación para los hombres de todos los lugares y de todos los tiempos”, es “actual y eficaz, también y, sobre todo en una situación como la contemporánea, caracterizada por cambios rápidos y complejos”. De ahí que el Congreso Teológico que inicia este martes proponga “muy oportunamente”, tal como observa el Papa, “hacer conocer la Sapientia Crucis en diversos ámbitos –como los desafíos de las culturas, la promoción del humanismo y el diálogo interreligioso y los nuevos escenarios de la Evangelización–, asociando a la reflexión científica una serie de manifestaciones que dan fe de su impacto beneficioso en diversos contextos”.

Una renovada lectura de los desafíos contemporáneos

El Santo Padre espera que la iniciativa contribuya, “al promover fructíferos diálogos teológicos, culturales y pastorales”, a «una lectura renovada de los desafíos contemporáneos a la luz de la Sabiduría de la Cruz, para que favorezca una evangelización fiel al estilo de Dios y cercana al hombre”

Al formular cordiales deseos para las jornadas de estudio, invoco la protección de la Santísima Virgen y de San Pablo de la Cruz, e imparto de corazón la Bendición Apostólica a los Ponentes, Organizadores y a todos los participantes en esta importante Asamblea y pido a todos que continúen rezando por mí. 

El mensaje está firmado en Roma, en la Basílica de San Juan de Letrán, el 1° de julio de 2021.

Fuente: Vatican News

 

Más Santa Sede