Fieles participaron con devoción en misa de Miércoles de Ceniza presidida por Monseñor Chomali

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 3 marzo, 2022

A las 19:00 horas de este 02 de marzo se realizó en la Catedral de Concepción la misa de Miércoles de Ceniza, que da inicio a la Cuaresma, un tiempo que nos permite prepararnos para vivir dignamente el Misterio Pascual. 

La eucaristía fue presidida por el Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Chomali Garib, quien recordó el llamado del Papa Francisco a una Jornada de Oración y Ayuno por la paz en Ucrania

En ese contexto, señaló que cuando ve en televisión los bombardeos que duelen en el alma, “que hablan de muertos que suman y suman como si fueran meros números, sin sin saber que detrás de cada fallecido hay una familia, hay una historia, hay un dolor, me miro a mí mismo y me pregunto de qué manera yo contribuyo a la paz o de qué manera yo he contribuido a que haya tanta violencia”. 

“Por eso que la Cuaresma es un tiempo tremendamente importante y es un tiempo tremendamente personal. Y me propuse en lo personal de ver qué actitud tengo respecto de los demás, mi forma de mirar, mi forma de hablar. Las palabras no son en vano, no da lo mismo decir o no decir, no da lo mismo agredir o no agredir. Los gestos y las obras. Por eso es que el Señor nos dice con insistencia que desgarremos nuestro corazón y no nuestras vestiduras”, enfatizó.

Te puede interesar: Papa Francisco en Miércoles de Ceniza: La oración, caridad y ayuno pueden cambiar la historia

Monseñor Chomali explicó que es necesario que miremos nuestro interior más profundo y que “con llanto, ayuno y lamento” miremos a Dios, porque si bien “nos podemos engañar a nosotros mismos y todos nos hemos engañado a nosotros mismos, podemos engañar a la gente que está a nuestro lado”, a Dios no lo engañamos, porque Él nos conoce en lo más íntimo de nuestro corazón, más de lo que nos conocemos a nosotros mismos. 

En ese sentido, agregó que el Señor conoce nuestras intenciones y nos pide que nos convirtamos, que volvamos a Él que es rico en amor y misericordia. El Arzobispo de Concepción habló en primera persona tras señalar que es muy fácil hablar para los demás. “Pienso una cosa y digo otra y hago otra. Muchas veces por conveniencia a uno le falta la valentía para decir las cosas como son y eso no es lo que quiere el Señor. El Señor quiere que nosotros caminemos en la verdad, nada más importante que caminar en la verdad,  que caminemos en el bien”. 

Monseñor Fernando Chomali enfatizó en que no sacamos nada con llorar por la guerra, si en nuestra propia familia tenemos nuestra propia guerra y llamó a que en esta Cuaresma reflexionemos profundamente respecto de nuestra propia vida, que dejemos toda nuestra hipocresía y que miremos a Dios, le abramos nuestro corazón y le pidamos en nuestra oración el don de dejarnos reconciliar. 

Finalmente, agradeció al Santo Padre “por su valentía, su firme determinación por trabajar por la paz, su profundo convencimiento de que solamente habrá paz si hay justicia, y que la guerra no conduce a nada. La guerra sólo trae más guerra, la violencia sólo trae más violencia, y nos pide a nosotros en nuestro ámbito de acción que seamos gestores de paz”.

Misa presencial

Si bien Concepción se encuentra en Fase 2 del Plan Paso a Paso y existió un aforo limitado, los asistentes valoraron el poder participar de forma presencial en este Miércoles de Ceniza, a diferencia del año pasado en que debieron hacerlo sólo de forma telemática. 

Carlos Becerra, quien junto a su esposa está encargado de la Pastoral Social en Lagunillas, afirmó que fue “muy bonito y emotivo. Después de este tiempo volver a esto es realmente sobrecogedor, para mí fue algo muy lindo”

Te puede interesar: Cuaresma de Fraternidad inicia campaña invitando a apoyar a las Familias Vulnerables

Asimismo, Valentina Vergara, Asistente Social de la Vicaría de la Pastoral Social, señaló que tanto para los agentes pastorales que integran la vicaría como para cada uno de los trabajadores de los distintos proyectos ha sido muy significativo volverse a encontrar.

La Vicaría de la Pastoral Social estuvo a cargo de la organización de esta misa, en la que entregó dos signos: una bandeja con las alcancías de la Campaña de Cuaresma de Fraternidad y una cruz con oraciones por quienes más lo necesitan.

Valentina Vergara señaló que “la Cuaresma siempre nos llama a servir a otros y poder renunciar a nosotros mismos, lo que creo que es muy importante”. En ese contexto, destacó el compromiso de los agentes pastorales, “los llamamos y estaban todos dispuestos a venir”.

Cuaresma de Fraternidad

Este 2 de marzo también se inició la Campaña Cuaresma de Fraternidad, por lo que al finalizar la misa se entregaron las tradicionales alcancías a los fieles para que se sumen a la iniciativa. 

Bajo el lema “Chile tiende la mano a las familias vulnerables”, este 2022 la campaña  busca recaudar fondos para apoyar a los grupos familiares más afectados por la crisis humanitaria generada producto de la pandemia.

Puedes revivir la misa de Miércoles de Ceniza a continuación:

Más Iglesia Arquidiocesana