Misa de la Solidaridad: «La prueba de que amas a Dios es que puedes ayudar a tu prójimo»

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 18 agosto, 2021

Durante la jornada de este miércoles 18 de agosto de 2021, a las 10.30 horas, se celebró la Eucaristía en conmemoración del Día de la Solidaridad. La Santa Misa tuvo lugar en la Parroquia del Sagrario de Concepción y fue presidida por el sacerdote Claudio Cartes sdb.

Resulta importante destacar que la celebración litúrgica se realizó respetando todas las medidas de cuidado establecidas por la autoridad sanitaria. Asimismo, contó con la participación de los diferentes estamentos de la comunidad educativa, virtual y presencialmente (vía Zoom).

En su homilía, el padre Claudio se refirió a la importante fecha y agradeció a Dios por este día. «Hoy estamos celebrando el Día de la Solidaridad en torno a la figura de San Alberto Hurtado. Un hombre que desde muy joven, quizás la edad que tienen algunos y algunas de estos jóvenes aquí presentes, y otros que estarán viviendo la Eucaristía en vía remota, comenzó a preguntarse qué hacer con su vida, y esta es una pregunta que todos nos hemos hecho y que nos seguimos haciendo de vez en cuando».

Tras lo anterior, añadió: «¿Qué hacer con nuestra vida? ¿Cómo orientarla? ¿Hacia dónde dirigirla?, en la espiritualidad ignaciana de la cual era partícipe Alberto Hurtado estaba siempre esta pregunta: ¿A dónde vas y a qué? Es muy interesante, porque a nosotros, de vez en cuando, nos conviene hacernos esta pregunta. Alberto, desde muy joven, empezó a hacerse estas preguntas y fue descubriendo que la vida tenía un sentido siempre y cuando ese sentido estuviese vinculado a la felicidad del prójimo, yo seré feliz cuando otros sean felices y si quieren apurarnos un poco, ahí está el secreto de la felicidad: seremos felices cuando otros sean felices». 

Finalmente, señaló que «no hay ninguna dicha más grande o tener el corazón tan fuerte o tan pleno que saber que hemos hecho el bien, que saber que otra personas es dichosa y feliz. No hay nada que llene más el corazón que saber que hemos ayudado en que alguien sea feliz, he ahí el único y más grande secreto de la felicidad. San Alberto Hurtado descubrió esto con una fuerza muy grande, y al buscar dónde depositar esa fuerza fue repartiendo ese infinito amor a los más pobres»

La Santa Misa significó un importante hito para toda la comunidad educativa, pues se trata de una de las primeras actividades presenciales de Colegios de Iglesia organizada por la Vicaría Pastoral para la Educación. 

Más Iglesia Arquidiocesana