Padre Óscar García sobre atentado en Tranaquepe: “Es complejo porque la situación no es fácil para nadie”

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 5 febrero, 2021

El jueves 4 de febrero de 2021 en un artículo publicado por el diario El Mercurio se dio a conocer una seguidilla de atentados incendiarios en las localidades de Quidico, Antiquina, Tranaquepe y Las Quilas.

Según consigna el mismo medio, dichos episodios iniciaron a las 23.30 horas del martes 2 de febrero y se prolongaron hasta las 01.15 horas del miércoles 3 de febrero, dejando un saldo de cuatro viviendas y dos templos religiosos quemados.

Respecto del ataque a la capilla Juan Pablo II emplazada en Tranaquepe el párroco Óscar García explicó que en una primera instancia supo lo acontecido a través de un llamado telefónico: “Me llamaron desde el diario El Mercurio, pues querían hacer una entrevista sobre lo que ocurrió. Más tarde pude corroborarlo y claro efectivamente se había quemado”.

En ese marco, durante la tarde del 4 de febrero, el sacerdote visitó la zona afectada. En el lugar, pudo compartir con algunos sacerdotes Jesuitas y miembros de la comunidad. “Sin lugar a dudas es fuerte ver lo que era la construcción. Si bien ya tenía sus años albergaba todas las cosas de quienes se reunían en el lugar. Fue muy fuerte encontrarse con todo quemado. Luego, está el sentimiento de la misma comunidad que sin lugar a dudas es de impotencia, pues hay una historia. Quedarse sin la estructura que reunía la comunidad, sin duda no es fácil”.

Al llegar al lugar se llevó a cabo un momento de oración y reflexión sobre lo acontecido, con la intención de entregar el apoyo necesario a los afectados. “Ahora estamos animando a la comunidad y procurando hacer los contactos para buscar los recursos, pues necesitamos levantar la capilla. Sabemos que no será de inmediato, menos por la situación que estamos viviendo en la zona, pues estamos en una situación muy compleja”, dijo García.

Finalmente, el sacerdote calificó la situación como complicada, porque “la situación no es fácil para nadie. No sólo para nosotros los Católicos, sino también para la zona y las comunidades en general, más allá de una religión en particular. Sin lugar a dudas es una situación muy fuerte, triste y de mucha impotencia. Sabemos que hay rostros, pero no tenemos certezas y es ahí donde la justicia tiene que hacer lo suyo”, cerró.

Más Iglesia Arquidiocesana