Por una convivencia más humana y sin violencia

Publicado el: 28 Marzo, 2012

“Todos somos hijos e hijas de un mismo Padre que nos ama”, señala el Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Ricardo Ezzati, tras el lamentable fallecimiento del joven Daniel Zamudio.

La declaración del arzobispo de Santiago y presidente de la Conferencia Episcopal de Chile fue dada a conocer este miércoles 28 de marzo por el portavoz del Episcopado, Jaime Coiro.

El texto, titulado "Por una convivencia más humana y sin violencia", señala que con justa razón, la sociedad chilena se conmueve por el fallecimiento del joven Daniel Zamudio, "cuyo estado de salud seguíamos con especial cercanía y preocupación, orando a Dios por él y su familia".

Agrega que la muerte de Daniel se produce en circunstancias "tan dolorosas y repudiables, como es la denigración de la persona humana que se traduce en intolerancia, agresión y violencia, base sobre las cuales no se puede construir el futuro de la comunidad humana".

El presidente de la Conferencia Episcopal afirma que, una vez más, la Iglesia que peregrina en Chile adhiere a la clara postura de la Santa Sede, citando un documento de 1986 de la Congregación para la Doctrina de la Fe: "Es de deplorar con firmeza que las personas homosexuales hayan sido y sean todavía objeto de expresiones malévolas y de acciones violentas. Tales comportamientos merecen la condena de los pastores de la Iglesia, dondequiera que se verifiquen. Revelan una falta de respeto por los demás, que lesiona unos principios elementales sobre los que se basa una sana convivencia civil. La dignidad propia de toda persona siempre debe ser respetada en las palabras, en las acciones y en las legislaciones".

El Presidente de la CECh recuerda que "todos somos hijos e hijas de un mismo Padre que nos ama. Nadie puede ser agredido, denostado o excluido por su raza, sexo, edad, condición o creencias. El ataque que causó la muerte a este joven, como tantas otras expresiones de violencia contra personas, no puede dejar indiferente a nuestra sociedad".

Esperando que en la investigación de este crimen se establezca claramente la verdad y se haga justicia, Mons. Ezzati reitera su cercanía a los familiares de Daniel Zamudio y les anima "en la esperanza, que se funda en Jesucristo, que es la resurrección y la vida".

– Ver texto declaración

Fuente: Prensa CECh
© Arzobispado de Concepción