Arzobispo: Jesucristo, luz del mundo

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 26 diciembre, 2019

Ante la presencia de numerosos fieles, que coparon la catedral, se celebró la Misa del Gallo, que presidió monseñor Fernando Chomali y el miércoles 25, se celebró la misa de Navidad.

En la celebración del martes 24, animó los cantos, el Coro Arquidiocesano, con excelentes interpretaciones, que recibió las felicitaciones y saludos del pastor.

En su homilía, Monseñor Chomali reflexionó sobre el Evangelio, precisando que “caminamos en las tinieblas” y citó ejemplos. Dijo que “es raro encontrar una familia que no tenga problemas, un hogar donde no haya enfermos o personas sin trabajo. También vemos las tinieblas en nuestro país. Hace poco celebré Navidad en un centro comercial, con comerciantes honestos y trabajadores, y estaban muy preocupados, pensando incluso en cerrar  sus negocios. También vemos las tinieblas en la violencia que hemos visto en los últimos días”.

Luego, expuso que la pregunta es “¿hay posibilidad de algo nuevo? ¿Seremos capaces de hacer algo nuevo? El ser humano es incapaz de encontrar una luz auténticamente iluminadora. La sociedad puede darnos flashes que nos encandilan. Pero hay una gran luz que es Jesucristo, quien es la Luz del Mundo. Es una luz muy especial; es una luz que incomoda, porque toca el corazón y toca la conciencia”.

Planteó respecto a “¿qué sería de nuestro país si esa luz les hubiese llegado a los que han robado y a quienes han hecho grave daño? Se trata de una luz poderosa, que incomoda, porque obliga a preguntarse  en primera persona. Es la luz que nos trae la auténtica salvación”.

Explicó que, en estos tiempos, los cambios  son necesarios. “¿Será posible y que nosotros comenzamos a cambiar nuestra propia vida?”, subrayó, invitando a poner luz en nuestras propias oscuridades. “Donde hay mentira, pongamos verdad; donde haya tristeza, pongamos alegría; teniendo siempre como norte al Señor, porque Él lo dijo y el Papa lo repitió “sin Mí no podéis hacer nada”. Sin el Señor no podemos hacer nada. Él es el camino, la verdad y la vida”.

Finalmente, invitó a celebrar junto a la familia y comunidad, teniendo presente que sin el Señor no podemos hacer nada. “Revisemos nuestra vida personal,  nuestra vida familiar”, concluyó.

Más Iglesia Arquidiocesana