Colegio destacó a sus alumnos voluntarios bomberiles

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 4 julio, 2019

Aunque ser bombero es una labor que escapa a los agradecimientos y prefiere el anonimato, nueve alumnos y un funcionario pertenecientes al Instituto de Humanidades de Concepción fueron destacados por su vocación de servicio al prójimo, en distintas compañías de los Cuerpos de Bomberos de Concepción y Tomé.

Santiago Mora Saenger, del 6° básico B y cadete de la sexta compañía de bomberos de Concepción, señaló que “desde chico que me gustó ser bombero, me pude incorporar porque la compañía vino al colegio y me preguntaron si quería y dije que sí, era un anhelo que tenía desde pequeño”.

Por su parte, Amira Sabag Degand, del 4° medio A y cadete de la misma compañía, dijo que “para mí, ser cadete es un desafío muy grande, porque la sexta compañía no tiene mujeres voluntarias, sólo dos postulantes y yo como cadete. Entonces, además del desafío de aprender a vivir y a saber la disciplina de ser bombero, también es aprender a convivir con los hombres. Siento que la compañía se ha dado esta oportunidad de incorporar mujeres y es muy bueno porque nosotras podemos aportar en estas cosas. Creo que es algo que nunca había pensado en ser, de hecho, tengo familiares bomberos, pero nunca lo había pensado. Siento que es una buena oportunidad para poder crecer y aprendo muchas cosas como persona. La Institución además de formarte para apagar y combatir incendios y rescates, también forma el carácter y la disciplina para que a la hora de estar solo ante una emergencia podamos enfrentarla”.

Ricardo Araya, encargado de informática del Instituto y 3er Comandante del Cuerpo de Bomberos de Tomé, recalcó la vocación de los estudiantes, especialmente su deseo de servir a la comunidad. “Por supuesto que me encanta y me siento orgulloso de los alumnos y alumnas. He tenido la oportunidad de compartir varias conversaciones con ellos, incluso hay un cadete que pertenece a mi compañía, entonces ver en las futuras generaciones la pasión que siente uno al servir a la comunidad es algo que me gusta mucho. Trato de transmitirles mis experiencias, que a la vez ellos recogen y valoran al venir de un bombero más antiguo”.

La ceremonia se realizó en uno de los salones del colegio, y contó con la presencia del rector Iván Villalón Quezada, junto a parte de su equipo directivo.

 

Más Iglesia Arquidiocesana