Con gran alegría la Parroquia Cristo Rey celebró su fiesta patronal

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 24 noviembre, 2022

La Parroquia Cristo Rey, ubicada en el sector Bellavista de Tomé, celebró su fiesta patronal con una procesión y una Eucaristía presidida por el Obispo Auxiliar de Concepción, Monseñor Bernardo Álvarez, la mañana del domingo 20 de noviembre. 

En su homilía, Monseñor Bernardo destacó la alegría de la comunidad y los alentó a ser siempre “hombres y mujeres creyentes, comunidad cristiana que alaba, que adora y que bendice al Señor”, y le da gloria al reconocer su presencia en medio de sus vidas. 

Asimismo afirmó que “celebrar a Cristo Rey es confesar la fe, confesar que Cristo reina, confesar que Cristo está vivo en medio de nosotros, que Cristo es en definitiva el Señor”. 

En ese contexto, señaló que “celebrar una fiesta patronal es ante todo, para nosotros, ser testigos de la historia de Dios en una comunidad, (…) ver cómo la comunidad se da cuenta y es consciente de que Dios es fiel a sus promesas, que Dios es fiel a su alianza. Y que si hoy día nosotros estamos aquí felices, después ciertamente de haber vivido diversas crisis en este último tiempo, es porque hubo hombres y mujeres también creyentes a lo largo de la historia, que a su vez han podido ser como una especie de pasadores del testimonio de la fe. Y eso es en definitiva poder hoy día celebrar la fiesta patronal de Cristo, Rey del Universo”.

Además manifestó que cada comunidad parroquial está llamada a contemplarse en el rostro de su patrono o patrona. “En este caso, ustedes están llamados a mirarse en su patrono, que no es ni más ni menos que Jesucristo, Rey del Universo”, quien es un rey que está dispuesto a “donarse, entregarse, sufrir por nosotros hasta dar la vida” y “fruto de todo ello, nos regala la salvación”. 

Monseñor Bernardo sostuvo que “el gran poder de la Iglesia es el servicio (…) por eso que ustedes, sobre todo siendo una comunidad que está bajo el patrocinio de Cristo Rey del Universo, tienen que ser una comunidad que se destaca por el servicio” e insistió en que el poder “no son las riquezas, no son las infraestructuras -por muy bonitas que sean-, no son los contactos. Eso no tiene nada que ver con nosotros: el gran poder es el servicio, servirnos unos a los otros como nos ha servido Cristo Jesús”. 

Por este motivo, el Obispo Auxiliar de Concepción le pidió al Señor “que nos renueve la fe, porque sin fe no podemos servir según el estilo de Jesús, y que eso nos permita ser verdaderamente servidores alegres”. 

Y le pidió a la comunidad “que no pierdan la alegría, el entusiasmo de hacer las cosas bien, lo mejor que se pueda, justamente para dar testimonio del servicio y de la gloria de Dios”. 

Al finalizar la Eucaristía, el Párroco de la comunidad, Padre Carlos Sepúlveda, saludó al Coro Santa Cecilia, que cumplió 38 años, y expresó su alegría y agradecimiento por su servicio y porque “nos han acompañado en tantos momentos de nuestra historia parroquial”.

Más Iglesia Arquidiocesana