Congregación Apostolado Popular del Sagrado Corazón celebró con alegría su fiesta patronal

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 24 junio, 2022

La congregación Apostolado Popular del Sagrado Corazón celebró con alegría su fiesta patronal este viernes 24 de junio, con una Eucaristía presidida por el Obispo Auxiliar de Concepción, Monseñor Bernardo Álvarez, en la que renovaron sus votos.

La Superiora de la congregación, Hermana Dolores Espinoza, afirmó estar «muy feliz y contenta porque nos acompañó Monseñor Bernardo. Fue una gran alegría tenerlo acá, fue una bonita fiesta y una Eucaristía muy participativa, en la que nos animó a continuar aunque fuéramos pocas y a que siguiéramos adelante en esa linda tarea que el Señor nos ha encomendado, hasta cuando Dios quiera».

Al respecto detalló que su apostolado consiste en «llevar el amor del Señor a todas las personas con las que nos comunicamos, a las personas con las que trabajamos. Es mostrar ese amor que el Señor tiene por la humanidad y por cada una de nosotras. Entonces esa es nuestra tarea hoy, llevar este mensaje».

En ese contexto, precisó que es una tarea difícil, ya que con la pandemia las personas se han alejado o han perdido el ritmo de participar de forma presencial en la Iglesia. «Así que esa tarea también la estamos realizando poco a poco, visitando a la gente para que vuelva nuevamente a participar en su comunidad», agregó.

Te puede interesar: Las promesas del Sagrado Corazón de Jesús

Asimismo, la Hermana Claudia González, quien lleva más de 30 años en la congregación, expresó que esta fiesta «es una gran alegría para nosotras y es una fuente de renovación».

En ese sentido, explicó que «nosotras este día en especial renovamos nuestros votos, nuestro compromiso de seguimiento, de servicio y de entrega al Señor, a través de los más necesitados. Así que es un tiempo no sólo de alegría, sino que de renovación, como se dice ‘de volver al amor primero’, de buscar esa presencia del Señor que te movió, que te impulsó a seguirlo a través de esta congregación».

La Hermana Claudia recordó a antiguas religiosas de la congregación, «que dejaron una profunda huella en mí y que me hicieron desear seguir al Señor a través de esta congregación. Su testimonio me ayudó, me animó y yo creo que todavía me acompaña, así como el Señor me sostiene. Así que eso es lo que vivo en esta fiesta».

Esta fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, las hermanas realizaron un retiro para tener un tiempo de encuentro personal con el Señor, también participaron de la Eucaristía, donde renovaron sus votos, su consagración y deseo de seguir al Señor, y finalmente efectuaron un encuentro para compartir lo que han vivido.

Más Iglesia Arquidiocesana