La voz del Papa Francisco contra la violencia hacia la mujer

Más Santa Sede

Publicado el: 25 noviembre, 2022

 

 

«Humanidad, humanidad…»: los rostros de algunas de las mujeres que trabajan en el Dicasterio para la Comunicación lo repiten con voz coral, delicada y potente, haciéndose eco, en el video, de las palabras del Papa Francisco pronunciadas el primer día del año 2020 en la homilía de la Misa por la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios. Al pronunciar estas pocas sílabas, se prestan a resumir lo que otras mujeres son incapaces de verbalizar, presas del maltrato de género y de pesadas cadenas psicológicas.

El de la Nochevieja de hace dos años fue un mensaje de protección de la dignidad de la mujer, un tema sobre el que el Pontífice ya se había expresado en el pasado, y luego repetidamente en discursos, mensajes, tuits, entrevistas.

«El renacimiento de la humanidad comenzó con las mujeres. Las mujeres son fuentes de vida. Sin embargo, son continuamente maltratadas, golpeadas, violadas, inducidas a la prostitución y suprimidas de la vida que llevan. Toda violencia ejercida sobre la mujer es una profanación de Dios, nacido de la mujer. Del cuerpo de la mujer ha salido la salvación para la humanidad: por cómo tratamos el cuerpo de la mujer entendemos nuestro nivel de humanidad».

La Jornada para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres es, una vez más, una ocasión dedicada a retomar este aspecto tan querido por el Papa. El 25 de noviembre de hace un año, en un tuit desde la cuenta @Pontifex_es, calificó las diversas formas de maltrato que sufren muchas mujeres como ‘una cobardía y una degradación para los hombres y para toda la humanidad’. E invitó a no mirar hacia otro lado. Es a la sociedad en su conjunto a la que Francisco llama a no ceder a la indiferencia, a tomar medidas concretas contra un fenómeno con tendencias insidiosas y coercitivas.

¡No más muerte y explotación!

En el reciente viaje apostólico a Kazajistán, en el Congreso de Líderes Religiosos, el Papa Francisco se unió al llamamiento de los demás líderes para subrayar con fuerza que «las mujeres deben ser respetadas, reconocidas e implicadas». Hay lugares donde esto es un sueño. Basta con pensar en México, donde el Papa fue en 2016, un viaje apostólico a la frontera con Estados Unidos donde el Santo Padre rezó en una tierra no sólo infame por las multitudes de migrantes que se aferran a intentos de éxodo forzado a menudo mortales, sino trágicamente conocida precisamente por los feminicidios, donde se ha registrado la mayor tasa de muertes de niñas desde hace casi treinta años, tanto que el fenómeno ha sido definido por muchos como un verdadero genocidio de género. Desde Ciudad Juárez, con cruces rosas marcando visiblemente este atroz tormento, el Papa invocó:

«¿Qué pasa con las muchas mujeres a las que se les ha arrebatado injustamente la vida? Pidámosle a nuestro Dios el don de la conversión, el don de las lágrimas, pidámosle tener el corazón abierto, como los ninivitas, a su llamado en el rostro sufriente de tantos hombres y mujeres. ¡No más muerte ni explotación! Siempre hay tiempo de cambiar, siempre hay una salida y siempre hay una oportunidad, siempre hay tiempo de implorar la misericordia del Padre».

Las mujeres siguen todavía en segundo plano

Fue en la entrevista con el Papa en Televisa en 2021 cuando volvió de nuevo y ampliamente al tema, cuando se le pidió que razonara sobre las causas de los feminicidios:

«Hoy no puedo dar una explicación sociológica. Pero me atrevería a decir que la mujer sigue en el fondo. […] Y del segundo piso a ser objeto de esclavitud se pasa muy poco. Solo tienes que ir a la estación de Termini, a las calles de Roma. Y son mujeres en Europa, en la culta Roma. Son mujeres esclavas. Porque eso es lo que son. Bueno, de aquí a matarlos… Cuando visité un centro de rehabilitación para niñas en el Año de la Misericordia, a una le cortaron la oreja porque no había llevado suficiente dinero. […] Hay una palabra que está a punto de abandonar el vocabulario, porque asusta a todo el mundo: ternura. Es una herencia de la mujer».

En la misma línea, sus palabras fueron: «Trabajemos todos para promover a las madres y proteger a las mujeres». Fue el llamamiento del 1 de enero de este año en el que la clara declinación de la mujer como generadora de vida -es la propia Iglesia la que es madre- sirvió para exaltar la reconocida peculiaridad femenina de evitar «las derivas del pragmatismo aséptico y la abstracción».

El amor no es el «usa y tira»

En su viaje a Eslovaquia del año pasado, la figura de la beata Anna Kolesárová, asesinada durante la Segunda Guerra Mundial por un soldado soviético que quiso abusar de ella, ofreció al Papa Francisco una nueva oportunidad para recordar en su encuentro con los jóvenes el sentido profundo del amor, que es respeto y no cosificación del ser humano.

«El amor no es sólo emoción y sentimiento, esto en todo caso es al inicio. El amor no es tenerlo todo y rápido, no responde a la lógica del usar y tirar. El amor es fidelidad, don, responsabilidad».

Un testimonio fuerte y profético, y tan relevante como siempre, el de la niña, ‘porque la violencia contra las mujeres’, dijo el Papa, ‘es una llaga abierta, en todas partes’. Algo que ya había expresado a los jóvenes de Panamá dos años antes.

Redescubrir relaciones justas y equilibradas

Incluso en su discurso al Cuerpo Diplomático en 2019, Francisco no dejó de referirse a los frágiles contextos familiares en los que las mujeres son maltratadas:

«Ante el flagelo del abuso físico y psicológico causado a las mujeres, es urgente volver a encontrar formas de relaciones justas y equilibradas, basadas en el respeto y el reconocimiento mutuos, en las que cada uno pueda expresar su identidad de manera auténtica, mientras que la promoción de algunas formas de indiferenciación corre el riesgo de desnaturalizar el mismo ser hombre o mujer».

Del «amor enfermo» habló explícitamente en el Regina Coeli del 9 de mayo de 2021:

«La prepotencia conduce a una degeneración del amor, a abusar de los demás, a hacer sufrir a la persona amada. Pienso en el amor enfermo que se transforma en violencia —¡y cuántas mujeres son víctimas de la violencia hoy en día!—. Esto no es amor. Amar como ama el Señor quiere decir apreciar a la persona que está a nuestro lado y respetar su libertad, amarla como es, no como nosotros queremos que sea, como es,  gratuitamente».

El feminicidio es un problema casi satánico

Hace un año, en el especial de televisión «Francisco y lo invisible. El Papa se encuentra con los últimos», Francisco llegó a hablar de los femicidios como un «problema casi satánico, porque es aprovecharse de la debilidad de alguien que no puede defenderse, sólo puede parar los golpes». «Es humillante, muy humillante», denunció amargamente.

Los matrimonios forzados, la esclavitud doméstica y laboral son algunas de las formas a través de las cuales se abusa de las mujeres, sobre las que el Papa -y lo volvió a hacer en su último videomensaje con motivo de la Jornada de Oración y Solidaridad por las Víctimas de la Trata de Personas- pide incesantemente la máxima indignación porque «es una herida que nos concierne a cada uno de nosotros».

Fuente: Vatican News

Más Santa Sede