Monseñor Chomali en Solemnidad de la Inmaculada Concepción: “Tenemos que mirar más a María”

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 8 diciembre, 2021

Nuevamente la Solemnidad de la Inmaculada Concepción nos encontró en un contexto de pandemia, por lo que el Arzobispado de la Santísima Concepción decidió mantener cerrado el Santuario Cerro La Virgen este 7 y 8 de diciembre para evitar aglomeraciones y resguardar la salud de la población.

El Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Chomali Garib, señaló en su homilía que “con mucho dolor hemos tenido que suspender la peregrinación al Cerro de la Virgen, pero hay una peregrinación igual o más importante que es la que hacemos en nuestro propio corazón”.

Además, reflexionó en torno a que todos los seres humanos deseamos ser amados. “No hay nada más maravilloso para un ser humano, que sentirse parte de una comunidad, parte de una familia, pero también es muy importante que si nosotros queremos ser amados, también otros quieren ser amados. Y para eso, junto con querer vivir la experiencia del amor, tenemos también que amar”. 

En ese sentido dijo que “amar y ser amado es la única garantía de una profunda felicidad”. 

Monseñor Chomali afirmó que un modelo de amor verdadero es la Virgen María, quien “comprendió que hacer la voluntad de Dios era la mejor manera de vivir en profundidad su dignidad de Hija de Dios”.

En ese contexto, comparó las palabras de María “he aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra” con nuestra actitud de estar “empeñados en hacer lo que queremos, cuándo queremos, cómo queremos” y sostuvo que nos convertimos en “verdaderos tiranos de nuestros propios deseos”. 

El Arzobispo planteó que la Virgen es dócil, porque encontró que en hacer la voluntad de Dios estaba “la máxima libertad que puede tener una persona”. Ante esto “Dios le concede alegría”.

“Detrás de toda experiencia de amor hay alegría y la Virgen María vivió esa experiencia de alegría. Y esa experiencia de alegría se tradujo en la Virgen María en servicio”, destacó. 

En cambio, señaló que “quien tiene experiencias de egoísmo, de individualismo, es porque no ha comprendido que estamos llamados a vivir los unos para los otros y no solamente los unos con los otros”.

Monseñor Fernando Chomali nos invitó a que hagamos un esfuerzo y que miremos las Bodas de Caná de hoy, “que están tan tristes, están tan apagadas” y seamos aquellos que anuncien que la salvación viene de Dios “y digamos como la Virgen María a los discípulos ‘hagan lo que Él les diga’. Esa será nuestra garantía de auténtica felicidad y el mundo mejor que queremos para nosotros y también para las futuras generaciones”. 

Asimismo llamó a que “no esperemos que los demás hagan lo que nos corresponde hacer hoy día, tengamos un compromiso de trabajar arduamente, de esforzarnos día a día, de hacer las cosas bien, porque es la mejor manera que tenemos de servir”. 

“Tenemos que derrotar esa apatía a la cual nos vemos enfrentados, tenemos que derrotar -como dice el Papa- la globalización de la indiferencia y tenemos que mirar más a María, servidora, atenta a las necesidades de los demás, que encuentra lo que nosotros andamos buscando tan desesperadamente: la felicidad plena”, concluyó.

 

Más Iglesia Arquidiocesana