Monseñor Fernando Chomali: Dios asume nuestra humanidad, para que nosotros alcancemos la divinidad

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 25 diciembre, 2021

El Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Chomali Garib, afirmó que la Navidad “toca a todo el género humano, porque evoca sentimientos y valores que anidan en lo más profundo de su ser”.

En una Carta al Director, publicada por diario La Tercera, Monseñor Chomali manifestó que “en efecto, Navidad nos evoca ternura al ver a un niño en un pesebre; nos lleva a mirar más allá de nosotros mismos y preocuparnos de que nadie lo pase solo o deje de recibir un regalo, por humilde que sea”.

Además destacó que se celebra “un hecho absolutamente original, imposible de prever ni imaginar. Ni la mente más dotada podría suponer o pensar lo acontecido: nace el Hijo de Dios que es verdadero Dios y verdadero hombre de una mujer Virgen llamada María. Él es el Salvador, el Mesías y el Señor”.

“En Jesucristo se colma todo anhelo existente en el corazón humano”, enfatizó.

Asimismo, en una columna publicada en diario El Sur, el Arzobispo de Concepción señaló que “Dios se hace hombre, asume nuestra humanidad para que nosotros, humanos alcancemos la divinidad. Ahora todo es distinto, todo es mejor y sus enseñanzas no se dejan de esperar”.

En ese contexto, destacó dos puntos: que no estamos solos porque la presencia de Dios en la tierra es para siempre y que la historia “no es un mero suceder del tiempo”, ya que con el nacimiento del Mesías, “el tiempo es posibilidad de vivir al modo de esta nueva era en que todo está, en cierto sentido, divinizado”.

“Con Jesús todo huele a eternidad. Así, lo humilde, lo sencillo, adquiere carta de ciudadanía plena y, sobre todo, el servicio”, agregó,

Monseñor Fernando Chomali sostuvo que “Navidad se convierte entonces en el gran regalo de Dios al mundo, y por eso se comprende perfectamente que en este tiempo nos queramos regalar dones los unos a los otros”.

En ese sentido, expresó que “este es el tiempo de la generosidad, de compartir la alegría, de reconocernos como hermanos, de amarnos mutuamente, como el mismo Dios nos amó enviando a su Hijo, al que celebramos en este tiempo”.

El Arzobispo de Concepción deseó una Feliz Navidad a creyentes y no creyentes e invitó a reconocer en Jesús “un regalo -gratuito, inmerecido y maravilloso- que trasciende el tiempo y el espacio, pero que al mismo tiempo queda en el corazón de cada uno y en nuestras vidas como esperanza frente a la desesperanza, como bien en medio del mal, como paz en medio de la violencia, como sentido en medio de la falta de sentido a la que a veces nos vemos enfrentados”.

A continuación puedes leer ambos escritos del Arzobispo de la Santísima Concepción:

Más Iglesia Arquidiocesana