Niños y adultos vivieron con alegría la Jornada de la Familia

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 8 noviembre, 2021

Con alegría y entusiasmo se vivió la Jornada de la Familia en la Parroquia Nuestra Señora de la Candelaria, ayer domingo 7 de noviembre, en San Pedro de la Paz. 

Las familias se reunieron al aire libre y pudieron escuchar contundentes testimonios, compartir momentos de canto, baile y oración. Y finalmente, participar en la misa, presidida por Monseñor Fernando Chomali. 

Entre las actividades que se realizaron estuvo el rezo del Rosario, donde un grupo de niños participó portando banderas que representaban a todos los continentes. Los hermanos Maite y Miguel Ángel Fuentealba, quienes dirigieron la oración, manifestaron que se trató de una experiencia muy bonita. 

Maite afirmó que fue algo que “salió del corazón” y Miguel Ángel señaló que sentía que “Dios me estaba escuchando”. Sus padres, Miguel Ángel Fuentealba y Jenny Balmazabal, dijeron sentirse orgullosos y felices porque sus hijos “estén participando y sirviendo a Dios de esta forma”. 

Tras la actividad, Monseñor Fernando Chomali señaló que “nosotros creemos firmemente en que la familia es el lugar donde mejor estamos”, ya que es el lugar donde se constituyen los afectos, se aprenden los valores más fundamentales, “donde nos sentimos queridos y respetados y donde no nos sentimos exigidos ni juzgados. Y justamente es también el lugar donde conocemos a Dios”.

Además, manifestó que para él “fue muy hermoso” que tantos niños hayan participado y hayan rezado el Rosario. “Para mí eso es un testimonio de que hay esperanza al interior de la Iglesia. Y por supuesto que tenemos que seguir evangelizando, es la tarea que tenemos que hacer para que todos conozcan a Cristo y descubran la belleza que significa seguirlo a Él, amarlo a Él, vivir según sus valores y darle mayor espiritualidad a la sociedad en la cual estamos viviendo”. 

En tanto, los Coordinadores de la Pastoral de Movimientos, Marcela Fuentealba y Eugenio Hernández, quienes formaron parte de la organización de este encuentro, señalaron que se trató de una jornada sencilla y destacaron el entusiasmo de los asistentes. 

Marcela Fuentealba expresó que estamos en un momento donde han sucedido muchas cosas y ha sido un tiempo difícil, pero que “una de las cosas más importantes ha sido la esperanza”

Por su parte, Eugenio Hernández puso el énfasis en el entusiasmo de las personas y señaló que le resultó conmovedora su alegría. “Con los cantos reaccionaron de una manera que yo no me lo esperaba, fue un gusto de verdad ver a las personas adultas participando en las dinámicas, fue un volverse niños”. Y agregó que “eso refleja que hay una sed muy grande de poder juntarnos, de poder reunirnos”.

En la misma línea, una de las asistentes a la actividad, Sara Echeverría, expresó que “es lindo poder reunirnos de nuevo. De a poquito se está viendo la gente otra vez y es algo súper enriquecedor”. 

Además, valoró que los niños -que han estado encerrados durante este tiempo- tengan la oportunidad de participar y ver “que la Iglesia tiene vida, que hay compañía, que hay comunidad y que hay más niños como ellos que están participando. Eso los hace sentir también parte de algo que es más grande y es lo que nosotros buscamos también al hacer comunidad en la Iglesia”.

Más Iglesia Arquidiocesana