P. Nuestra Señora del Carmen de Cañete: Con gratitud se vivió misa de despedida del Padre Oscar García

Más Noticias

Publicado el: 7 enero, 2022

En una misa marcada por la emoción, el Padre Oscar García se despidió de la comunidad de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Cañete y Tirúa, con “un corazón que se siente enormemente agradecido”. 

La misa de despedida se efectuó el pasado 2 de enero y los miembros del Consejo Parroquial explicaron que debido a que la comuna se encuentra en Fase 2, los aforos no permitieron que se pudiese llevar a cabo todo lo que se tenía planeado. No obstante afirmaron que “más adelante se programará un compartir para despedirlo cómo se merece”.

Durante su homilía, el Padre Oscar agradeció al Señor por haberlo traído a la tierra de Cañete y Tirúa y recordó que cuando el Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Chomali, lo destinó a ese lugar en 2014 le dijo que le iba a encantar, porque era hermoso. “Y no se equivocó, realmente es hermoso. Pero aún más, yo quiero agradecer a Dios por cada uno de los miembros de la comunidad en general, que de una u otra forma me han acompañado”. 

También agradeció por los sacerdotes que Dios puso en su camino, que “son personas extraordinarias, con una calidez humana grande”.

En ese contexto, señaló que no sólo han compartido el vivir en comunidad, sino que también “esta misión que el Señor me había pedido como cabeza, pero que ellos, no estuvieron exentos, sino todo lo contrario. Por eso agradecer a Dios y agradecer de forma muy especial a cada uno de ellos, porque también de cada uno de ellos yo aprendí mucho y seguiré aprendiendo”.

El sacerdote animó a la comunidad a seguir adelante, a dejarse guiar por Jesucristo y también a potenciar lo que han aprendido, para que “cuando en unos años más yo mire para atrás pueda ver que la comunidad está cada vez más viva, más fortalecida, fuerte, animosa, es porque de verdad habré dejado a Cristo entre ustedes”. 

Por su parte, el Alcalde de Cañete, Jorge Radonich, afirmó que “se va un gran sacerdote” y destacó su generosidad, su capacidad de sacrificio y su “extraordinaria bondad”

Asimismo, a nombre del Consejo Parroquial, Hernán Fuentes, afirmó que espera que los recuerde con alegría, “como esa que usted contagia con su risa” y agregó que se va un amigo, pero a la vez “se queda en nosotros y se lleva un trozo de nuestro corazón”.

En tanto, el pasado 5 de enero, el Padre Oscar celebró su última misa en Cañete, antes de partir a su nuevo destino, la Parroquia San José de Curanilahue, donde asumirá como párroco el domingo 9 de enero.

En esa instancia, el Padre Gilberto Matuz,  agradeció el tiempo compartido con el Padre Oscar, ya que junto a él dio sus primeros pasos como sacerdote. Además, dijo esperar que nunca pierda su docilidad de espíritu, su intimidad con la Palabra ni su entrega en la oración por el pueblo que Dios le ha confiado

El Padre Gilberto invitó a la comunidad a rezar juntos un Ave María por la vida y el ministerio del Padre Oscar y también “por la comunidad que lo va a acoger para que se sientan acompañados por Dios y para que este paso de él en medio de ellos sea un signo de la presencia del Reino de los Cielos”. 

Más Noticias