Padre Daniel Mavingidi: No me he arrepentido ni por un solo segundo de mi vocación

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 21 marzo, 2022

El Padre Daniel Mavingidi asegura que está muy feliz de ser sacerdote y que no se ha arrepentido “ni por un solo segundo” de su vocación. Afirma que lo más bonito -y algo que vive todos los días- es el cariño de la gente y la alegría de encontrar, donde sea que vaya, una familia.

Asimismo, destaca la alegría de animar a la gente, fortalecerla, visitar a los enfermos y sentirse tan cansado al final del día que a veces lo sorprende el sueño, pero “feliz de haber hecho lo que debo hacer. Esa es mi alegría”

Uno de los sueños del Padre Daniel es que en un niño surja la vocación sacerdotal, debido a la experiencia de ver cómo él vive el sacerdocio. Esto tiene relación con una historia que le contó su madre, quien asegura que cuando él era niño, manifestó su deseo de ser sacerdote tras conocer a uno que estuvo en su casa. 

“Me gustaría de verdad que un joven tenga esa vocación (…) Yo animaría de verdad a un niño que quiera ser sacerdote, lo cuidaría para que mañana sea un buen sacerdote», afirmó.

Continúa leyendo esta nota en la página 44 de Revista Nuestra Iglesia. Puedes ingresar en este enlace

Más Iglesia Arquidiocesana