Santuario de Schoenstatt Montahue: 50 años de entrega, compromiso y servicio desde la fe y la unidad

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 17 mayo, 2021

Schoenstatt es un movimiento apostólico de renovación nacido en el seno de la Iglesia Católica. Su centro espiritual es el Santuario de Schoenstatt, “donde María se muestra como la Madre y Educadora que da a luz a Cristo en la comunidad”.

Desde esa perspectiva, el movimiento de Schoenstatt abarca diversas comunidades que conforman su familia y obra. “Posee un marcado carácter apostólico y laical; una pedagogía y espiritualidad propia, particularmente aptas para quienes viven en medio del mundo y deben enfrentar un ambiente cada vez más descristianizado y materialista”, se lee en su sitio web.

Asimismo, tiene por objetivo formar una comunidad sobre la base de hombres nuevos que superen la masificación propia de la actualidad, “para así forjar una nueva cultura impregnada por el espíritu de Cristo”.

Este 2021 se cumplen 50 años desde su fundación, por lo mismo María Angélica Malgarejo y Dante Giraudo, coordinadores diocesanos del movimiento en Concepción, se refirieron a la labor y crecimiento del movimiento durante este periodo, así como también a los desafíos y nuevos horizontes.

Desde esa perspectiva, el matrimonio define estos años de trabajo como un acto espontáneo. “Surge de la gratitud al Dios de la historia, quien ha bendecido y guiado a nuestra familia, y lo sigue haciendo en cada desafío que como católicos debemos vivir. Lo hacemos desde nuestro carisma que es el tesoro que tenemos: el Santuario de la Madre y Reina de Schoenstatt, viviendo en alianza de amor con ella”.

También, destacan el rol que ha tenido cada integrante de la comunidad. “Agradecemos que a lo largo de estos cincuenta años, muchos laicos, familiar, consagrados, jóvenes y niños, hayan encontrado en nuestro terruño un hogar, formado vínculos que les dan fuerzas para ser enviados y contar con la certeza de la salvación”.

Tras lo anterior, María Angélica y Dante señalaron que cada peregrino y miembros de las distintas comunidades que componen esta gran familia, “responden con generosa entrega en los distintos ámbitos del quehacer de nuestra ciudad e Iglesia”.

Desafíos y aprendizajes

Los coordinadores diocesanos del movimiento de Schoenstatt en Concepción se refirieron a los diversos desafíos que debieron sortear con el paso del tiempo. En ese marco, recordaron el llamado que hizo el Papa Francisco, con motivo de los 100 años de fundación del movimiento durante el 2014, “el Santo Padre señaló que el carisma se debe transmitir, y eso no lo podemos olvidar. Hacemos el esfuerzo para que cada hijo de Montahue sepa que de él depende que María conduzca a muchos más hacia su hijo Jesús, por eso sus aportes espirituales son el fundamento del santuario”, explicaron.

En cuanto a la evolución que han vivido comentaron que existe una gran admiración y gratitud hacia la generación fundadora. “Ellos no tenían nada y conquistaron una tierra. Construyeron primero una familia, establecieron vínculos. Una familia caracterizada por el espíritu de sacrificio y oración. Luego se atrevieron a soñar y construir un Santuario”.

“El anhelo fue creciendo y todo lo dieron por la conquista espiritual y material del Santuario.

Hoy 50 años después, esa luz que brilló un 20 de mayo de 1971 sigue brillando y este 20 de mayo de 2021, queremos renovar nuestra misión común, nuestro compromiso”, agregaron.

En esa línea, también profundizaron en cómo han vivido este tiempo de pandemia, caracterizándolo como un periodo de cambios y aprendizajes. “En un principio nos paralizamos, pues no sabíamos cómo seguía. Nos dimos cuenta de la necesidad que tenemos por estar conectados y del rol que poseen las comunidades jóvenes, pues nos han enseñado tanto. Hemos realizado encuentros que han resultado con una destacada convocatoria que nos han dejado vivencias profundas con un marcado sello familiar”.

Proyección

Respecto de lo que será la celebración de estos 50 años y cómo se proyectan como movimiento, el matrimonio manifestó que todo se ha preparado en base a las gracias espirituales que regala todo santuario de la Madre tres veces admirable de Schoenstatt: cobijamiento, transformación y envío apostólico.

“Como todo acontecimiento histórico queremos volver a los inicios y plasmar en libro esta hermosa historia que Dios y la Virgen han ido sembrando y guiando desde los inicios de la conquista heroica de la tierra de Montahue”, cerraron.

Además, señalaron que “nos proyectamos como un movimiento apostólico ‘en salida’ hacia nuestra Iglesia y comunidad local, como signo presente en nuestra diócesis queremos regalar la imagen de la Virgen Peregrina: ‘ella es la gran misionera, ella hará grandes milagros’”.

Si deseas conocer el programa puedes revisar el siguiente video: 

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana