Una familia ucraniana y otra rusa cargan juntas la cruz en el Coliseo

Más Santa Sede

Publicado el: 12 abril, 2022

Entre las inconfundibles líneas y arcos del Coliseo, en un lugar donde miles de personas han sufrido el martirio en el pasado por permanecer fieles a Cristo, la Cruz abraza los dolores del mundo, sacudido por pandemias y conflictos. La guerra en Ucrania es hoy un «camino doloroso» en el que la voz llena de dolor de las víctimas y los refugiados, incluidas las mujeres y los niños, interpela el corazón de todos los hombres, especialmente de aquellos que pueden y deben promover la paz.

El Vía Crucis vuelve al Coliseo

Este año, el Vía Crucis vuelve al Coliseo. Durante dos años, debido a la emergencia por el coronavirus, se ha celebrado en la Plaza de San Pedro. Las meditaciones para el Vía Crucis 2020 han sido preparadas por la parroquia de la cárcel de “Due Palazzi” de Padua. En 2021, los textos de las 14 estaciones fueron preparados por los niños del catecismo de la parroquia romana de “Santi Martiri d’Uganda” y los scouts de «Foligno I». Para este Vía Crucis de 2022, el viernes 15 de abril, las meditaciones se confían a familias vinculadas a comunidades y asociaciones católicas de voluntariado y asistencia.

Albina: Juntos por la paz

En nuestro tiempo, el camino de la Cruz de Jesús se entrelaza así con los caminos dolorosos de Ucrania, donde las escalofriantes imágenes de los cuerpos y el drama de la gente que huye dan testimonio de los horrores de la guerra. La decimotercera estación contará con la presencia de una familia rusa y otra ucraniana.

Las de una enfermera ucraniana, Irina, en el centro de cuidados paliativos «Juntos en la cura » de la Fundación Policlínico Universitario “Campus Bio-Medico” de Roma. Y de una estudiante rusa, Albina, en el curso de Enfermería del Campus Universitario Bio-Médico. Sus voces, diariamente cercanas a los que sufren, expresan la misma esperanza de paz. El mundo necesita paz y amor.

– La guerra en Ucrania es una tragedia que hoy también provoca un profundo sufrimiento en Rusia. Además del inmenso dolor por el pueblo ucraniano alcanzado por las bombas, también está el dolor por los numerosos soldados rusos, a menudo muy jóvenes, que mueren como consecuencia del conflicto. El dolor de las madres, de familias enteras. El pueblo ucraniano sufre, el pueblo ruso sufre. Toda la humanidad sufre por esta guerra.

No se pueden imaginar cuántos lazos familiares existen entre los pueblos de Ucrania y Rusia. Hay muchos rusos viviendo en Ucrania y hay muchos ucranianos viviendo en Rusia. Es una tragedia que afecta a ambos pueblos. Estoy segura que ni el pueblo ruso ni el ucraniano quieren esta guerra. A todos los pueblos les gustaría tener una vida normal.

– Albina, llegaste a Italia en 1998 y hoy eres estudiante de tercer año de la carrera de enfermería en la Universidad Campus Bio-Medico de Roma. Tu amistad con Irina, una enfermera ucraniana, es más fuerte que cualquier lógica divisoria que la guerra quiera imponer. Los pueblos ucraniano y ruso, a pesar de la guerra, siguen siendo pueblos hermanos.

Nos conocimos durante nuestras prácticas del año pasado en el Centro de Cuidados Paliativos. He sentido un gran apoyo de su parte. En este momento, el pueblo de Irina necesita este apoyo. Con uno de mis amigas, que también es ucraniana, enviábamos ayuda a las familias necesitadas incluso antes de la guerra. Ahora estamos organizando una guardería para ayudar a las familias refugiadas en Ucrania. En este momento, muchas enfermeras del departamento de cuidados paliativos y colegas del curso están ayudando a promover la colecta de material escolar y bienes de primera necesidad. Esto también subraya lo preciosa que es la vida de cada persona para nuestro personal sanitario. La humanidad de este departamento no tiene límites. Y las manifestaciones de la humanidad son mucho más fuertes que cualquier guerra.

– En tu formación en el Campus Bio-Médico cuidas de los más frágiles, de los enfermos. El Papa Francisco ha denunciado a menudo la cultura del descarte que margina a los más vulnerables. En cambio, como demuestra el compromiso de los trabajadores sanitarios, por ejemplo, siempre se puede cuidar de los demás, incluso cuando las heridas y la enfermedad parecen quitarles toda esperanza.

Hay que ayudar a todo el mundo sin importar la nación o el color de la piel. Especialmente en la sala de cuidados paliativos, damos mucho sentido a la vida. Nuestros pacientes nos enseñan mucho. El objetivo de este centro de cuidados paliativos es precisamente garantizar una mejor calidad de la atención a los pacientes en las fases avanzadas de su enfermedad. Se podría pensar que en la fase terminal no hay nada más que hacer. Pero hay mucho que hacer: se puede aliviar el dolor devolviendo la dignidad a la persona, poniéndola en el centro. Este departamento nos enseña mucho sobre el valor de la vida humana.

– En este momento dramático de Europa, usted ha dicho una frase: «Soy rusa y amo a Ucrania». Esta frase puede ser dirigida, idealmente, por el pueblo ruso a todo el pueblo ucraniano.

Son dos países hermanos y creo que en un futuro muy corto la amistad y el amor entre estos dos pueblos se demostrará más de una vez.

– ¿Qué significa la palabra “juntos” para ti hoy y en un momento en que parece prevalecer otra lógica, la que querría separar? ¿Qué importancia tiene estar juntos, compartir tus esperanzas con Irina en particular?

Hablando con Irina y con un amigo, les decía el miedo que tengo a expresarme y a que me entrevisten: Me siento mucho más segura y fuerte cuando la tengo a mi lado. Esta fuerza que nos hemos dado mutuamente ha sido un apoyo moral. Estar juntos es muy importante para superar cualquier dificultad. Creo que, en un futuro próximo, como Irina y yo, Rusia y Ucrania aprenderán a vivir en paz, a apoyarse mutuamente. Vivir como una sola familia. El mundo no necesita guerras, sino paz.

– Esperando que este día llegue más los más pronto posible, el Viernes Santo, en el rito del Vía Crucis presidido por el Papa. ¿Qué le pedirás al Señor en tu corazón en ese momento?

Rezo por la paz, rezo por Ucrania. Rezo por mis familiares y para que todo este horror termine pronto. El mundo necesita paz y amor. Estos dos pueblos hermanos lo demostrarán.

Irina: Rezar juntos por la paz

A la voz de Albina se une la de Irina, una enfermera ucraniana. Esta guerra -subrayó- está destruyendo lo que nuestros pueblos han construido con tantos sacrificios. Al recordar su amistad con su colega rusa, añade: «Se sintió culpable y me pidió disculpas. Le aseguré que no tenía nada que ver con eso”.

– Irina, la guerra en tu país es un doloroso recordatorio de cómo las armas sólo traen destrucción, incluso entre pueblos hermanos como Ucrania y Rusia. El drama de la guerra siembra la muerte y la destrucción, pero un día, esperemos que pronto, como dijo también su colega rusa Albina, los pueblos de Ucrania y Rusia vuelvan a ser pueblos hermanos como lo eran antes del conflicto.

Lo esperamos de todo corazón. Esperamos que vuelva la paz y, sobre todo, la paz entre nuestros pueblos. Este conflicto no era deseado por el pueblo. Somos hermanos. Somos dos pueblos vecinos con muchas cosas en común. Lo que estamos viendo es una violencia inmensa. Tenemos muchas cosas en común: familias, amistades. Tantas relaciones que unen a nuestros pueblos. Esta guerra está destruyendo lo que nuestros pueblos han construido con tantos sacrificios. No creo que esta guerra pueda interrumpir todas las relaciones. Hay lazos demasiado fuertes entre nosotros.

– Los pueblos ucraniano y ruso deben volver a los caminos de la fraternidad y la amistad, sentimientos como los que unen a Albina y a ti. Sus voces se unen hoy, se liberan juntas para cuidar a los más frágiles y se levantan juntas para pedir la paz.

Nuestra amistad nació en la unidad de cuidados paliativos “Juntos en la cura”. Nos encontramos justo en este lugar tan sensible. Desde el primer momento, nuestro vínculo fue muy natural. Esta amistad nació espontáneamente. Y así, cada vez que nos encontrábamos, era una emoción. Cuando nos vimos, poco después del comienzo de la guerra, Albina vino a la sala donde yo estaba de turno. Nos bastó con vernos: nuestros ojos se llenaron de lágrimas. Siempre me emociono cuando recuerdo que Albina empezó a disculparse conmigo. En ese momento estaba realmente inconsolable. No lograba consolarla. Se sentía culpable y me pedía disculpas. Le aseguré que no tenía nada que ver con eso.

– Tu llegaste a Italia en 2004 y eres enfermera del Centro de Cuidados Paliativos del Campus Universitario Bio-Médico de Roma. En tu trabajo te has enfrentado y sigues enfrentándote a la emergencia de covid. Y asistes, en particular, a quienes padecen enfermedades avanzadas. ¿Qué significa estar cerca del sufrimiento de los que están en el momento de la Cruz?

Este momento de guerra se suma a este sufrimiento. Estar cerca de personas que sufren en una fase frágil de su vida, debido a una enfermedad avanzada, es una asistencia muy delicada. La persona que se encuentra en esta fase es asistida desde todos los puntos de vista. Intentamos aliviar el sufrimiento, tratar el dolor, dar calidad de vida a la persona y a su familia.

– ¿Qué significa para ti la palabra «juntos», en un momento en que parece prevalecer otra lógica, la de la división?

Esta palabra «juntos» también me acompaña en mi trabajo, y no hay duda que podríamos hacer mucho juntos en este momento. La humanidad debe unirse para intentar encontrar la paz y una solución a todo lo que está sucediendo.

– En el Viernes Santo, en el Vía Crucis. ¿Qué le pedirás a Dios ese día?

Ciertamente, rezaré con todo mi corazón por la paz, por todos los seres humanos, por todos los que sufren y por las personas que han perdido la vida sin poder tener cerca a sus seres queridos.

 

Fuente: Vatican News

Más Santa Sede