Los Obispos en el Catecismo de la Iglesia Católica

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 29 abril, 2022

De acuerdo al Catecismo de la Iglesia Católica, entre los diversos ministerios que se ejercen en la Iglesia, “desde los primeros tiempos ocupa el primer lugar el ministerio de los obispos que, a través de una sucesión que se remonta hasta el principio, son los transmisores de la semilla apostólica».

Agrega que los Apóstoles se vieron enriquecidos por Cristo con la venida del Espíritu Santo, que descendió sobre ellos y que ellos comunicaron a sus colaboradores mediante la imposición de manos “el don espiritual que se ha transmitido hasta nosotros en la consagración de los obispos».

Te puede interesar: Sábado 30 de abril: Ordenación Episcopal de Obispos Auxiliares

El Concilio Vaticano II enseña que mediante la consagración episcopal se recibe “la plenitud del sacramento del Orden” y agrega que esta consagración confiere la función de santificar, enseñar y gobernar. 

“En efecto, por la imposición de las manos y por las palabras de la consagración se confiere la gracia del Espíritu Santo y se queda marcado con el carácter sagrado. En consecuencia, los obispos, de manera eminente y visible, hacen las veces del mismo Cristo, Maestro, Pastor y Sacerdote, y actúan en su nombre (in eius persona agant)».

En ese contexto destaca que “el Espíritu Santo que han recibido ha hecho de los obispos los verdaderos y auténticos maestros de la fe, pontífices y pastores».

El Catecismo agrega que “queda constituido miembro del Colegio episcopal en virtud de la consagración episcopal y por la comunión jerárquica con la Cabeza y con los miembros del Colegio. El carácter y la naturaleza colegial del orden episcopal se manifiestan, entre otras cosas, en la antigua práctica de la Iglesia que quiere que para la consagración de un nuevo obispo participen varios obispos”. 

Además precisa que cada obispo, como Vicario de Cristo, tiene el oficio pastoral de la Iglesia particular que le ha sido confiada, “pero al mismo tiempo tiene colegialmente con todos sus hermanos en el episcopado la solicitud de todas las Iglesias”.

“Aunque cada obispo es pastor sagrado sólo de la grey que le ha sido confiada, sin embargo, en cuanto legítimo sucesor de los Apóstoles por institución divina y por el mandato de la función apostólica, se hace corresponsable de toda la Iglesia, junto con los demás obispos» , detalla Pío XII, en la Encíclica Fidei donum.

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana